Nelson Maica: Fin

Spread the love

Por Nelson Maica C

Fin de una etapa, 07/10/2012. ¿Se acaba el mundo con el militar golpista, su totalitarismo, su socialismo del siglo XXI, su comunismo, su entrega a los hermanos castro, china, rusia, bielorrusia, irán, guerrilla, narcotráfico, terrorismo internacional, comunismo internacional, etc., con su traición a la patria, con la destrucción productiva? No, no se acaba.

¿Se acaba Venezuela y los venezolanos? Posiblemente para unos y no para otros, porque puede ser el inicio de un deslinde, se podrían formar dos países y/o dos autonomías. Una parte voto por el comunismo y otra por la democracia; una parte por la esclavitud, autoritarismo y sometimiento a los cubanos y otra por la democracia, la propiedad privada, la libertad y relaciones con el mundo libre. Son dos pensamientos contrarios; son dos formas de vida y de organización distintos. Son opuestos.

¿Dejara de salir el sol y la luna por eso? Mucho menos. ¿Vamos en la vía de pasar lo peor, estamos a un paso de otro cambio fundamental? Parece que sí.

¿A que nos enfrentamos luego del 7 de Octubre 2012? A un nuevo periodo, raro, no experimentado; convencional en algunos aspectos, retrógrado en otros y novedoso en particularidades. Tal vez.

Hay que innovar, hay que inventar y, sobre todo, tener una gran voluntad y pulso para conjurar todas las calamidades que estamos recibiendo.

Los socialistas comunistas, socio-listos, lacayos de los cubanos, desde 1999-2012, nos presentan un país, luego de 13 años, en la carraplana. Lo más urgente: seguridad y paz e incentivos para dedicarse al trabajo creador y productivo.

Si, es cierto, hemos estado al borde de un colapso. A punto de perder, además, las principales industrias: petróleo, electricidad y alimentos. A punto de perder totalmente nuestra independencia y soberanía y, además, partirnos en dos hasta físicamente, políticamente. Y, a pesar de todo eso, supuestamente gano las elecciones el comunismo, los hermanos castro.

Gracias a una parte del pueblo, a la población, a la ciudadanía, su comprensión, su intuición, su despertar, su percepción, su olfato; a la emergencia de nuevos líderes, nuevas maneras de agruparse y comunicarse; a la vigilancia internacional, y a tantos otros factores, gracias a todo eso, se realizo este esfuerzo para evitarle a los venezolanos el regreso al mundo de los gulag, laogai, alambradas, granjas colectivas, fusilamientos, desapariciones, prisiones tipo la cabaña cubana, etc. El pueblo, buena parte de él, sintió que se le lleva mansamente al comunismo, al castrismo, al autoritarismo, al militarismo ramplón. Sintió que le quitan su país, su nación, sus costumbres, sus canciones, su manera de ser.

El pueblo, en buena parte, el ciudadano, oteó la crisis, el peligro, y, gracias a Dios, por lo menos dos millones más, luego del 2006 cuando eran cuatro millones, tomaron el 07/10/2012, un camino contrario al comunismo, retomaron la vía que traían, tomaron la vía de la democracia, de la libertad.

Y no esta demás decir, con esperanza para algunos, que retomaremos, en relativo breve tiempo, su mejor rumbo y relanzaremos su economía, sus industrias, su venezolanidad. Pero este supuesto resultado electoral apunta lo contrario. Aquí están las primeras declaraciones de los rojos, incluso quien no esté conforme con lo que hay que se vaya. Helos ahí.

Claro está, este régimen nos atrapo a todos en una red tipo telaraña burocrática, sobre-dimensionada y excesivamente costosa y dispendiosa, con un sistema económico comprimido y exhausto, con un sistema bancario totalmente desequilibrado: la presencia del gobierno como banquero, casi un oligopolio bancario. Cifras inciertas, no creíbles, posiblemente manipuladas, sin respaldo. Hasta el oro de las reservas mermando. Tendremos consecuencias muy graves para todos. Una locura durante 13 años. Demasiado tiempo una misma persona en el poder y los mismos depredadores sin control.

¿En cuánto tiempo nos podemos recuperar? Depende en gran parte de la economía mundial, nacional y de nuestra individual responsabilidad y desempeño frente a la locura y desastre que seguramente continuará. ¿Quién viene a invertir sus ganancias aquí?

Por ahora nos vamos a topar con otro mundo, en general, con nuevas reglas, organizaciones financieras gigantescas, rechazo a los extremos y, por si fuera poco, con ciertos límites al crecimiento individualizado de los países. Con una gran maraña y/o telaraña de organizaciones mundiales con los más variados fines e influencias.

Supongo, porque se ha expresado durante la campaña electoral y porque se nota en el ambiente, cierto énfasis en ello, que el gobierno continuará con sus falsas promesas, entre ellas, que trabajará duramente en hacer crecer el país económicamente a pesar de los grandes daños y limitaciones que nos han ocasionado sus rojos, rojitos, su abuso y mal uso de los recursos y su interminable retahíla de pedigüeños internacionales, mas su entrega a los castro.

Habrá, indispensablemente, que desmontar tantas regulaciones, controles innecesarios, etc., y eso lleva tiempo y recursos y personal capacitado. Hay que facilitar, no entorpecer. Pero las más recientes voces rojas y rojitas apuntan, tal como está en el programa presentado, hacia la profundización del comunismo, todo lo contrario. Hasta regularan el consumo semanal de gasolina.

Habrá que preguntarse en alta voz ¿Dónde estamos? Tomar y usar un GPS económico del mundo y, en especial, del mundo occidental. Ubicarse de nuevo y/o reubicarse si así se prefiere. Allí está la materia prima básica de la cual dependemos y esta, todavía, la OPEP. Y está lo que queda de PDVSA. Tendremos que pasar de un periodo de regulaciones a otro de desregulaciones. Tenemos que respirar profundo, tomar aliento. Pero el resultado electoral apunta a todo lo contrario.

Para consolarnos, argumentaran algunos líderes: esta crisis no se compara con la de 1.929. Los Gobiernos y Bancos Centrales están actuando desde 2007 para evitarla y para, también, evitar la aparición de nuevos autoritarismos tipos Hitler en Alemania, Stalin en Rusia, Fidel en Cuba y un Chávez en Venezuela, etc. Sin embargo eso no se pudo evitar en su momento.

La diferencia es notable y la perspectiva y la esperanza sería que se va a obtener un relanzamiento de la economía mejor gestionada. Pero eso, luego de este supuesto resultado electoral estaría por verse. Como todas las promesas incumplidas solo para tranquilizarlos y llevarlos a la esclavitud.

Indudablemente que al principio de este nuevo periodo rojo habrá cierto decrecimiento. Se pagará el precio correspondiente; pero lo triste e inesperado es que podamos llegar al colapso más rápido. ¿Estamos preparados para eso?

Seguiremos frente a evidentes dificultades políticas, económicas y, también, sociales, ya conocidas y que ojala podamos “campear”.

El descontento, según expertos, no estimula a los pueblos a volverse comunistas porque allí están los desastres en los cuales el comunismo ha dejado países, antes florecientes, como Italia, Grecia, Portugal, España, y la misma Francia, por citar los más sonados últimamente. Los regímenes comunistas las quebraron. Ahora los capitalistas tienen que recuperarlas de alguna manera, salvarlas, seguirles regalando su trabajo, sus ahorros.

Habrá molestias, aumento de desempleo, pero tolerable según los más optimistas por un tiempo. Las ideas comunistas no van a volver porque habrá un rechazo a los extremos; ya se conoce su gestión y no son alternativas viables y confiables. El comunismo, ha, fue un sistema alternativo. El fascismo y el nazismo fueron sistemas alternativos en los años 30. Hoy no son sistemas alternativos. Sin embargo, aquí, ocho millones supuestamente votaron por eso esta semana. ¿O son invisibles?

Tampoco nadie va a revivir el capitalismo porque, sencillamente, no se ha puesto en marcha tal como se describe. Estamos en otro mundo, en otra sociedad, en otra época. El capitalismo, hoy, como el comunismo, está y estará muy vigilado por la sociedad emergente.

Hay que comprender y entender la fuerza constante de la globalización, la ampliación constante de los mercados; hay que repensar la economía y la sociedad, las clases sociales existen y, seguramente, seguirán existiendo. Lejos de la realidad están todavía quienes piensan y luchan por acabar con las clases sociales.

Hace más de 160 años Marx y sus seguidores declararon el fin, la debacle del capitalismo. Hoy asistimos a la capacidad de regeneración del capitalismo, de cada supuesta crisis sale más fortalecido. El marxismo y el comunismo perdieron la batalla, son un error intelectual. ¿Por qué vamos, entonces, en contra del progreso? ¿Por qué aquí supuestamente votaron por eso?

Se sugiere, en base a la experiencia, no subestimar la flexibilidad de la economía norte americana y su capacidad de recuperación. Somos testigos de sus fallas, y, también, de su recuperación fuerte y rápida antes; ahora, lenta.

Otros países saldrán debilitados como por ejemplo Rusia, muy dependiente de los precios del petróleo, y, China, algo menos.

¿Dónde queda Venezuela y sus venezolanos? ¿Estancamiento? ¿Recesión? ¿Estanflación? ¿Tenemos una política económica exitosa? ¿Tenemos un equipo de científicos económicos y un presidente excepcionalmente capacitado en la materia y con liderazgo mundial? ¿Hemos resuelto el problema económico interno, de los venezolanos?

¿Este presidente es capaz de negociar y construir consensos nacionales y extranjeros o responde solo a un grupito ideológico jurasico y a unos lideres extra nacionales que le imponen sus intereses y el los acepta sumisamente y, además, nos lleva directo a una división hasta territorial?

Parece que todavía, luego de 13 años en el poder, no se da cuenta de que sin el concurso de los norteamericanos y la unión europea, es, por lo menos, difícil y/o imposible un proceso de concertación internacional y, sobre todo, en lo económico.

Tampoco parece darse cuenta de la necesidad de la unidad interna para superar el subdesarrollo y el atraso y la miseria y ganar la convivencia y la tolerancia. Menos, en los enormes riesgos económicos que se corren al basar el supuesto desarrollo del país en un solo sector.

Esta economía ha tenido, en el devenir, crecimiento y ha tenido crisis. Hace falta la secuencia completa. Se perfila, en el horizonte, una crisis. Pero no se puede hablar de catástrofe sin que antes hubiera beneficios y acertadas políticas.

¿Dónde nos ubicamos ahora? ¿Somos una potencia en qué? ¿Cuál y quien es o sería el mejor líder para gestionar una crisis? ¿Es lo mismo ser débil y negociar con los grandes y/o ser grande y negociar con los débiles y/o ser débil y/o grande y negociar con los débiles y/o grandes?

Venezuela tiene talentos, pero ¿Dónde están? ¿Por qué no están precisamente en el liderazgo político? Ha sido y es una desgracia para los venezolanos no tener en las máximas dirigencias políticas activas de la nación esos talentos. Es una lástima para la nación que no se les ha podido persuadir para que asuman esos roles. Hoy, una vez más, los echamos de menos.-

Tips:

  • Elecciones 07/10/2012: evidente, se observó el despliegue del mayor e inmenso abuso de poder y uso de los recursos públicos a favor de un candidato; la violación de la constitución cuando uno de ellos no debía ser candidato por contravenir disposición expresa constitucional; pública y notoria parcialidad de las supuestas independientes ramas del poder público y, en especial, del responsable electoral. ¡Insólito!  ¡Increíble pero cierto! ¡Y nos quejamos de los resultados!  ¡Qué volúmenes!  ¡Vayan p´la auyama!
  • Ojo. Se respira, se siente. Por todo el país que hay descontentos. Y descontentos con esos resultados.
  • Para fundar La Junta Patriótica, luego de las elecciones de 1952 donde el régimen adulteró los resultados, y para dar al traste con la anterior dictadura militar, se necesitaron casi cinco largos años de la década del 50, sin las actuales y modernas posibilidades de comunicación, organización, etc., y solo tres organizaciones políticas básicas: AD, URD y COPEI y, luego, el PCV y otros. Gran parte del liderazgo en la clandestinidad, en el exterior, en la cárcel, ilegales dentro y fuera del país. Y, cinco años más tarde, 1957, el mandado estaba hecho. Así nació la democracia. ¿Algo bueno está pasando? Pero van 13 años y nos llevan sumisa y mansamente al comunismo, al atraso, a la entrega a los castro. Todo aquel que lleve más de dos periodos en el gobierno es, por lo menos, sospechoso de autoritarismo y de trampa. No es demócrata, no practica la alternabilidad, no le da paso a las nuevas generaciones. Es un obstáculo para el desarrollo.
  • ¿Y, con esas mismas condiciones, totalmente adversas y los resultados obtenidos, se concurrirá a inmediatos procesos electorales? ¿Por qué se choca tan seguido con la misma piedra?
  • ¿Se nos olvido durante la campaña que este país es la caja chica de lo que sobrevive de la  internacional comunista? Se hablo de algunas dadivas en dólares, pero no de todas y de la cuantificación de las mismas y de los directos beneficiarios. ¿Los regalos en petróleo? ¿La invasión y el dominio cubano en su totalidad? ¿La traída de supuestamente treinta mil trabajadores chinos y de otras nacionalidades, de países totalitarios, comunistas? ¿Los problemas fronterizos? ¿La violación sistemática de la constitución? ¿La CTV, los acuerdos de la OIT? ¿Pactos clandestinos? ¿La guerrilla y narcotráfico? ¿La milicia? Etc. ¿Se dejaron de abordar deliberadamente algunos temas importantes durante la campaña?
  • ¿Proclamación sin lapso para revisar, reclamar, impugnar, es legal? ¿Y/o porque la oposición no ejerció su derecho a revisar, reclamar, impugnar? ¿Por qué la premura?

La Paz exige cuatro condiciones esenciales: verdad, justicia, amor y libertad”. “Que nadie se haga ilusiones de la simple ausencia de guerra, aun siendo tan deseada, sea sinónimo de una paz verdadera. No hay verdadera paz sino viene acompañada de equidad, verdad, justicia y solidaridad”, Juan Pablo II.

 

Nota: un descanso, desde la semana 43 hasta la 48.-

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *