La voracidad fiscal al ataque

Spread the love

Ahora las tasas hablarán inglés: TAX.

Por Eduardo Martínez

Estamos a la espera de un nuevo ataque impositivo por parte de los burócratas del régimen. Demostrando la voracidad fiscal que los caracteriza para meterse en nuestros bolsillos y llevarse una parte de nuestro dinero.

Esta nueva acción se sumará al aumento de las tasas de registros y notarías decretadas el pasado 20 de enero.

https://www.eastwebside.com/publicadas-en-gaceta-las-nuevas-tasas-de-registros-y-notarias.html

El nuevo ataque

La nueva incursión sería el establecimiento de un impuesto a las transacciones en dólares. Según informaciones que han llegado a la prensa, la tasa pudiera llegar ahsta un 20% de impuesto que debería pagar una persona cuando compra un bien o servicio en divisas o criptomonedas.

No está claro el mecanismo, que se implementaría, para conocer en cuál moneda se canceló la transacción. Por otra parte, el comercio de queja de la escasez de efectivo en bolívares. Lo que lleva a los compradores a tener que cancelar en dólares.

Esta realidad hace pensar que el régimen apuntaría a la totalidad de las transacciones, a lo que habría que sumar el pago del impuesto al valor agregado, con lo cual el peso de los impuestos pudiera llegar a cerca del 36%.

En el proyecto de Ley se señalaría, quienes han tenido acceso al texto,  la discrecionalidad que el proyecto concede al Ejecutivo para la fijación de las tasas.

El porqué de la voracidad

Si bien la burocracia en cualquier parte del mundo, no necesita un porque para ser voraz, en Venezuela esas ganas de incautar parte del dinero de los contribuyente se debe a la conjugación de diversos factores: la baja del ingreso petrolero, la desaparción del 75% del aparato industrial, la inmensa deuda externa e interna, la baja de la recaudación de impuestos en términos reales y la hiperinflación.

Por otra parte, las ineficiencias de las políticas económicas ha llevado a la circulación de dólares en sustitución de bolívares. Por una parte, porque no hay bolívares. Por otra parte, por la inyección de dólares provenientes de la remesas que envían familiares. Una masa, cada vez más grande de dólares, a la cual el régimen no encuentra el momento para ponerles las manos.

editor@eastwebside.com

 

Deja un comentario