La Ley de la Selva impera en el comercio

Spread the love

Por Eduardo Martínez

La dolarización de Venezuela, parece haber derogado la Ley del Consumidor. No se trata de un precio justo. Puesto que ya perdimos las proporciones que deben privar entre el ingreso personal y lo que cuestan las cosas.

Se trata –al contrario- del vuelto que nos deben dar en los comercios a la hora de pagar el bien que estamos comprando.

Si usted va a comprar en un supermercado, farmacia –entre otros- siempre el comerciante no tiene billetes de denominación pequeña para darle vuelto.

Puede ser que los cinco o más compradores, que estaban delante de usted en la fila, hayan pagado con billetes de uno, cinco o diez dólares.

Si usted paga con un billete de 20 dólares, y su compra es menor, la cajera le va a decir que no tiene cambio. “Compre otra cosa, hasta alcanzar esa cifra”, le dirá.

Si usted reclama que los compradores pagaron con sencillo, ella lo negará aunque usted lo haya visto.

En las grandes cadenas, sobre todo, las cajas amanecerán sin cambio. No tiene bolívares, y tampoco tienen dólares.

Los bolívares, con varias semanas con los bancos cerrados, es comprensible que no circulen los billetes de bolívares.

Pero en el caso de los dólares, los gerentes, encargados y propietarios los recogen, aunque dejen las cajas sin posibilidad alguna de dar vuelto.

Esta misma situación se repite en las estaciones de gasolina, donde hay que pedir litros, pagarlos por adelantado, y si a su vehículo se le suministró menos de lo que pagó, la estación, el dueño o el bombero se quedará con el vuelto.

¿Y las autoridades de los precios justos? Obviamente miran hacia otra parte.

Deja un comentario