José Guerra: Datos y hechos de las elecciones de 21 de noviembre

Spread the love

Por José Guerra

(1) Después de dos procesos electorales llamado a no votar las fuerzas agrupadas en la Unidad Democrática optaron por participar en las elecciones del 21 de noviembre de 2021. Decisión que fue anunciada el primero de septiembre, faltando menos de dos meses para dicho proceso electoral. Resulta muy difícil llamar a votar una tercera vez después de haber dicho que no había que votar dos veces seguidas.      La decisión de participar se tomó tarde y procesos fundamentales como primarias o encuestas, donde hubiese sido posible, no se hicieron, con lo cual se sembró la semilla de una fractura que ya estaba en curso. Agréguese la jugada  de Maduro de confiscar la tarjeta de AD y de otros partidos.  La política de abstención militante le ha hecho un daño enorme a la oposición y aquí están los resultados.

(2) Se sabe que en las elecciones regionales la abstención siempre excede la de un evento nacional o parlamentario, por eso mismo ha debido decidirse oportunamente pero no se hizo. En ese tipo de elecciones las maquinarias partidistas juegan un rol fundamental en la organización y movilización. Pero son insuficientes.

(3) En términos cuantitativos la votación del PSUV alcanzó 3.772.656 votos (45,7%) mientras que los factores distintos al PSUV alcanzaron 4.429.137 (54,3%). En las elecciones regionales de 2017 el PSUV obtuvo 5.814.903 (55,07%) mientras que la oposición agrupada en la MUD obtuvo 4.983.626 (44,31%). Ello quiere decir que entre ambas elecciones el PSUV perdió 2.042.247 votos, equivalente a una caída  en su votación de 35,1%. Por su parte, la oposición disminuyó su votación en 11,1%. Conviene aclarar que de los 4.429.137 votos opositores la gran mayoría corresponde a la MUD debido a que la tarjeta de AD se desplomó y otras como FV o AP solo obtuvieron votos en magnitud respetable en dos estados.

(4) Ambas cifras se explican por el incremento de la abstención, la cual pasó de  39% en 2017 a 58%, que en un entorno o de fragmentación del voto opositor, obviamente favoreció al PSUV  y en consecuencia allí están los resultados.

(5) Todo lo anterior sugiere que el PSUV es un partido venido a menos, que se mantiene en el poder por dos condiciones: la fractura de las fuerzas opositoras y la abstención y descalificación del voto, incentivado por el mismo PSUV al saberse minoría, ayudado por grupos opositores cuya única política es propiciar una invasión extranjera.

(6) Por su parte, las fuerzas opositoras en su amplio arco siguen siendo mayoría, pero le falta organicidad, un programa político común y un liderazgo unificado. En esa mayoría está la base del cambio.

(7) Finalmente, un elemento que no debe dejarse de lado es la masiva emigración.

 

Deja un comentario