Isabel Vidal de Tenreiro: Buena Nueva –Persecuciones

Spread the love

Nos guste o no este titular, el hecho es que Cristo nos habla varias veces de la persecución a la cual puede estar sometido el cristiano que le sigue y da testimonio de Él.

Una de estas citas (Mt 19, 17-33) aparece en la Biblia Latinoamericana con un elocuente subtítulo: “Los testigos de Jesús serán perseguidos”.  El Señor comienza por anunciar persecuciones de parte de los gobernantes.  Nos dice que no nos preocupemos cuando se nos juzgue, pues “no van a ser ustedes los que hablarán, sino el Espíritu de su Padre hablará por ustedes”.  Luego pasa a anunciar la persecución de que seremos objeto por parte de los nuestros, de nuestra propia familia.  Y termina sentenciando:  “A causa de mi Nombre, ustedes serán odiados por todos, pero el que se mantenga firme hasta el fin se salvará”.

Las palabras del Señor son muy claras:  que no temamos a los hombres, que no tengamos miedo de predicar, de pregonar todo lo que Él nos ha pedido, que no nos preocupemos por las persecuciones.  Que nos fijemos en los pájaros que vuelan: ni uno solo cae a tierra si no lo permite el Padre Celestial.  Que en cuanto a nosotros, el Padre nos tiene tan cuidados y vigilados que cada cabello de nuestra cabeza está contado.  (cf. Mt 10, 26-33)

Otro anuncio de persecución: “Bienaventurados los perseguidos a causa de la justicia, porque de ellos es el Reino de los Cielos”.  Esto suele interpretarse como si se refiriera a los que se les sigue juicio o están en las cárceles justa o injustamente.  Pero hay que tener en cuenta que “justicia” en el contexto bíblico significa “santidad”.

Y continúa el Señor: “Dichosos ustedes cuando por causa mía los maldigan, los persigan y les levanten toda clase de calumnias.  Alégrense y muéstrense contentos, porque será grande la recompensa que recibirán en el Cielo.”  (Mt 5, 10-11).

Sin embargo la bienaventuranza de los perseguidos no significa que no sintamos dolor, que no podamos asustarnos en algún momento… aun sabiendo también que Dios da fortaleza especial ante las persecuciones.  El Señor no nos pide que seamos indiferentes ante el sufrimiento de la persecución.  Lo que nos dice es que confiemos que el Padre cuida directamente a todo aquél que es verdadero seguidor de Cristo… a tal punto que ¡hasta tiene contado cada cabello de nuestra cabeza!

Esa confianza plena en Dios nos hará fuertes en las luchas y en las persecuciones.  Esa confianza en Él la necesitamos para llevar su Palabra a donde Él lo requiera y a quien Él disponga -sin importarnos el riesgo que esto pueda significar.

Y el premio que Él nos promete es nada menos que el Reino de los Cielos, la Vida Eterna en gloria con Él, para siempre.

En el Siglo 20 – DOS MARTIRES POR HORA http://www.buenanueva.net/actualidad/13dos-martiresxhora.html

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *