Informe ONU-DDHH: Diplomacia y gravedad

Spread the love

Por Eduardo Martínez *

El «Informe Venezuela” de Michelle Bachelet, Alta Comisionada de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos, detrás del barniz que imprime el lenguaje diplomático, se esconde también el barniz del régimen venezolano para hacer creer que las cosas se están arreglando.

No es la primera vez que esto ocurre. A estas alturas del juego, las mañas son reiterativas. Siempre se ponen en juego, de forma racional o impulsiva por la costumbre.

Sin embargo, la nota de prensa distribuida por la ONU, tiene la virtud de destacar sin ambiguedades diplomáticas graves violaciones a los derechos humanos en Venezuela.

La comisionada Bachelet reiteró que “todas las personas detenidas arbitrariamente deben ser puestas en libertad”.

Además, su oficina desde el año pasado “documentó 93 incidentes relacionados con restricciones al espacio cívico y democrático de Venezuela, contando entre ellos la criminalización, las amenazas y la estigmatización de activistas de la sociedad civil, medios de comunicación independientes y sindicalistas”.

En este sentido, las estadísticas hablan por si solas: 24 casos de estigmatización de personas defensoras de derechos humanos, periodistas y otros miembros de la sociedad civil; cierre de 8 estaciones y programas de radio; y otros 13 casos reportados por la sociedad civil; y los enjuiciamientos de los miembros de la ONG Fundaredes, incluyendo a Javier Tarazona.

A lo largo de la lectura del informe de Bachelet se encuentran otras violaciones no menos importantes: aumento de la violencia (caso Apure) y la falta de transparencia, por cuanto desde el 2018 “no se ha publicado ningún presupuesto nacional”.

Mientras tanto, la ONU-DDHH sigue manteniendo en Caracas una oficina que viene investigando y documentando “in situ” las frecuentes violaciones de DDHH. Tal vez por ello ese recocimiento introductorio del informe, calificando de “pasos prometedores” las tímidas correcciones en las violaciones.

Los venezolanos esperamos menos diplomacia y acciones más contundentes para hacer respetar los derechos humanos de los venezolanos.

*  Editor, www.economiavenezolana.comwww.eastwebside.com

editor@eastwebside.com

Deja un comentario