Horacio Medina: Amuay: del juicio laboral al juicio penal

por Horacio Medina

El Frente Autónomo en Defensa del Empleo, el Salario y el Sindicato (FADESS), realizó, el pasado 14 de septiembre, una reunión sindical denominada: Juicio Laboral contra las autoridades de PDVSA, que reunió a 25 organizaciones sindicales representadas por delegados sindicales de Zulia, Carabobo, Distrito Capital, Anzoátegui y, por supuesto, Falcón.

En dicho evento, nuestra organización sindical, UNAPETROL estuvo representada por nuestro Secretario de Gestión Comunicacional, quién de manera simultánea llevó la palabra de la Asociación Civil GdP. Los objetivos macros del evento, los podríamos resumir en los siguientes aspectos:

a) Expresar de viva voz, por parte del sector sindical de todo el país, la palabra de pesar y de solidaridad a los trabajadores petroleros y a la colectividad de Falcón, por la tragedia acaecida en la Refinería de Amuay el pasado 25 de Agosto de 2012.

b) Enjuiciar al gobierno venezolano por su responsabilidad directa en el grado de deterioro en que ha caído nuestra industria petrolera, cuyo resultado palpable lo vemos en los frecuentes accidentes en todas las instalaciones petroleras y, muy especialmente, en la dolorosa tragedia de Amuay que dejó más de 50 fallecidos y decenas de heridos con graves quemaduras, según el parte oficial.

c) Levantamiento de un Acta de este evento donde se recojan todas las denuncias y testimonios de trabajadores y vecinos sobre el siniestro.

Esta acta servirá, además, para documentar un informe que será entregado a la Misión de Alto Nivel de la OIT que visitará a Venezuela en la 2da. Quincena de Octubre.

Durante el evento, tomaron la palabra, Iván Freites, Secretario General del Sindicato Unitario de Trabajadores Petroleros y Petroquímicos de Venezuela (SUTPV) y trabajador de la Refinería de Amuay, el Dr. Nelson Socorro, ex-Procurador General de la República, nuestro compañero Antonio Méndez, Secretario de Gestión Comunicacional de UNAPETROL, el Diputado de la Asamblea Nacional William Barrientos, Eliecer Córdova, Diputado de la Asamblea Legislativa del Estado Falcón y Rodrigo Penso, Dirigente Sindical y miembro del Equipo Coordinador de FADESS a nivel nacional. Además, en lo que consideramos como lo más importante del evento, los trabajadores y vecinos de Amuay presentaron sus testimonios y vivencias, en múltiples intervenciones.

También participaron varios dirigentes sindicales de todo el país, como fue el caso del Sindicato de Obreros de la Universidad del Zulia y del sindicato de trabajadores de CORPOELEC del Estado Carabobo.

Las conclusiones derivadas del evento fueron varias:

a) Se aprobó por unanimidad, un voto de censura contra el dirigente sindical Will Rangel, por su indigna actitud de defensa del patrono (PDVSA) en todas sus declaraciones relacionadas con la explosión de Amuay y su nula actuación en defensa de los trabajadores.

b) Los cargos de responsabilidad civil y penal que tienen en línea directa por la tragedia de Amuay, los señores Hugo Rafael Chávez Frías, Presidente de la República, Rafael Ramírez, Presidente de PDVSA y Ministro de Energía y Petróleo y Jesús Luongo, Director de Refinación. (En lo personal hemos pedido que se considere la inclusión del señor Asdrúbal Chávez, Vicepresidente de Refinación, Suministro y Comercio de PDVSA, como responsable directo, dado su cargo).

c) Una de las conclusiones más contundentes señala que lo que sucedió en Amuay viola por completo la Ley Orgánica de Prevención, Condiciones y Medio Ambiente de Trabajo (Lopcymat), que establece pena de cárcel entre 8 y 10 años, por la compraba negligencia e indolencia del patrono, en este caso PDVSA.

d) Nombrar una Comisión de Investigación que se encargará de redactar un informe sobre los accidentes laborales en PDVSA, para ser elevado al Ministerio Público con el fin de que PDVSA responda sobre los más de 120 fallecidos registrados en los últimos años en la industria petrolera, ocurridos en la Costa Oriental del Lago; Complejo Industrial José Antonio Anzoátegui y el Criogénico, en Jose; la Refinería en Puerto La Cruz; en la Refinería El Palito y en Estación Principal de Producción de El Furrial en Maturín. En esta Comisión, estará presente UNAPETROL, representada por nuestro compañero Antonio Méndez, quien contará con nuestro apoyo irrestricto y con la colaboración de cientos de especialistas y técnicos que conocen de manera detallada y minuciosa las operaciones e instalaciones de la Refinería de Amuay, en lo particular, y son expertos en los procesos de refinación.

e) Exigir la renuncia del Ministro y Presidente de PDVSA, Rafael Ramírez y de la plana mayor del Centro de Refinación de Paraguaná.

Reiteramos a todos los dirigentes y organizaciones sindicales, la decisión de UNAPETROL de colaborar en todos los aspectos ligados al rescate de los derechos de los trabajadores, el respeto pleno de los acuerdos y el cumplimiento de la Convención Colectiva vigente. Haremos todo lo que se encuentre a nuestro alcance, por lograr la conformación de una Industria de los Hidrocarburos, en plena sintonía con los intereses de la Nación y de los trabajadores. Garantizamos el respeto absoluto de todos los trabajadores y cualquier acción que sea promovida, se hará dentro de lo establecido en el Marco Constitucional, los Acuerdos Internacionales y el Marco Legal Vigente.

NOTAS DE INEPTITUD, DESIDIA y CORRUPCION.

• Existe una preocupación creciente entre los trabajadores y vecinos del Complejo Industrial José Antonio Anzoátegui, en Píritu, al norte del Estado Anzoátegui, ya que, de las chimeneas de dicho Complejo, está saliendo sulfuro de hidrógeno y otros gases que antes no se concentraban alrededor de ese punto. Esta anormal situación, probablemente producto de la falta de mantenimiento a los filtros en las torres de venteo o una operación irregular en las plantas, se une al problema de la acumulación de coque y azufre.

Una montaña negra de 30 metros de altura y 28 hectáreas de coque, un subproducto que se obtiene de las Plantas Mejoradoras del crudo extra-pesado de la Faja del Orinoco y que es un combustible que facilita la oxidación del hierro. El coque, es un producto demandado por la industria siderúrgica, eléctrica y nuclear a una tarifa de entre 80 y 100 dólares por tonelada, pero que, la PDVSA de Rafael Ramírez y su combo de ineptos, acumula a la intemperie en Anzoátegui. Los vecinos ya bautizaron como “los médanos de coque”. Pero, además, este coque, produce daños ambientales al ecosistema alrededor de Puerto Píritu y otros pueblos de la zona.

En resumen, tanto el coque, como ahora los gases, están afectando la salud de los trabajadores y residentes de las comunidades vecinas, crecen los casos de infecciones de la piel, neumonías y enfermedades respiratorias, además del ya mencionado efecto contra el medio ambiente. Obvio que PDVSA esta informada de estas irregularidades, pero la negligencia de la gerencia supera con creces los problemas no resueltos.

• Muy extraño, por decir lo menos, el caso del buque Yare-Guaicaipuro, del tipo Aframax (Average Freight Rate Assessment), su señal distintiva es YYMA. A muy poco tiempo de haber sido entregado a PDVSA, en una muy dudosa y enrarecida transacción e intercambio de dueños, se anuncia que el buque tuvo que ser atendido de emergencia en un astillero de Freeport, en Bahamas por una rotura en el casco durante un “incidente”.

Las reparaciones, se estimaron en 40 días en dique porque sufrió daños en los tanques de lastre de ambos costados. Pero hay mucho mas, por ahora, solo podemos añadir que el 4 de febrero de 2011, la transnacional japonesa Itochu, anunció un acuerdo con la empresa Panavenflot Corp., empresa panameña subsidiaria de PDV Marina S.A, a su vez subsidiaria de PDVSA, para la venta de cuatro buques tanqueros de petróleo, tipo Aframax, construidos por la empresa Sumitomo Heavy Industries Marine & Engineering Co., Ltd. En esta nota no se menciona el costo, pero fuentes alternas, muy confiables, aseguran que el crédito fue de 306 millones de dólares y que los buques serían entregados durante el año 2012.

De esto se deriva que el costo unitario de los buques que PDVSA compró a Itochu, sería de aproximadamente 76,5 millones de dólares. Por buques similares se pagaron, aproximadamente, 50 millones de dólares en 2011. Además, la naviera griega Frangos-Moundreas habría cerrado la compra este año de un buque Aframax, fabricado también por la empresa japonesa Sumitomo, en 36 millones de dólares. Es decir, en un 50% menos a la compra realizada por Panavenflot Corp para Pdvsa apenas año y medio antes. ¿Comisiones?, ¿Corruptela?, ¿Negligencia?, ¿Todas las anteriores?

• PDVSA ha importado 2.2 millones de bbls de gasolina y más de 1millón de bbls de diesel ultra bajo azufre desde la explosión 25 de agosto de Amuay.

Deja un comentario