¿Hasta cuándo vamos a esperar?

¿Hasta cuándo vamos a esperar?

Spread the love

Por Eduardo Martínez

Llevamos una semana sin saber quién será -al final- el candidato de la oposición. Luego de las efectivas maniobras del régimen, los dirigentes de la oposición siguen deshojando la margarita, pétalo a pétalo.

Esta situación aceptable o no, es una muestra de irrespeto con los venezolanos. Y, tomando en cuenta los días que faltan para el 28J -día de las elecciones- el error garrafal día a día se agranda. No hay tiempo que perder.

Lo que está a la vista

Quienes incursionan en la política deberían llevar un archivo exhaustivo de todas las cosas que dicen. Porque algo que no perdonan los venezolanos son las contradicciones. Y siempre, las agarran al vuelo.

Otra característica que deberían cultivar los políticos, es el don de ser oportuno. Don que resalta en dos variables: el momento y el lugar. Y el momento, es una cuestión de tiempo. Porque no hay peor cosa que hablar a destiempo.

Otro aspecto, es jugar a ser quitojescos. Luchar contra los molinos de vientos. Nadar contracorrientes. Apartar los ojos y demás sentidos de la realidad.

En los últimos días, los dirigentes de la oposición -la mayor parte de ellos- han incurrido en contradecirse y en no ser oportunos.

No vamos a identificar a los personajes. Aunque si vamos a mencionar los deslices.

La realidad nos indica que el adversario es el régimen. No son los partidos de oposición. Por lo tanto, debemos focalizar pensamientos y acciones en esos adversarios. Sin embargo, en los últimos días el fuego opositor se ha concentrado en descalificar a otros dirigentes de la oposición. Y los jerarcas del régimen, a quienes ya les cuesta mucho ocultar sus pecadillos en el manejo de la cosa pública, ni se les menciona.

En eso del sentido de la oportunidad, se ve con sorpresa que aguerridos dirigentes o seguidores, son incapaces de plantear la renuncia de funcionarios que violan las leyes electorales. La tendencia es protestar intangibles, sin responsabilizar con nombres y apellidos.

Igualmente, en eso de las contradicciones, encontramos que, en un solo párrafo, sin que se atraviesen los tiempos, que se reclame que se quiere defender la candidatura designada en primaria -que no le dejan inscribirse- señalando que no es una candidatura designada a dedo. Para pasar de inmediato a defender a la candidata, que tampoco dejan inscribir, y que es paradójicamente escogida por un solo dedo.

Lo anterior puede parecer un trabalenguas, pero es así.

No se si a estas alturas, sea todavía oportuno llamarlos a la reflexión. Pero siempre es peor lo que no se hace. Deben de una vez por todas reunirse, por el compromiso que asumieron con la preparación de la Primaria, para decidir de una vez por todas: un solo candidato. Sabían que no era fácil, así como también que era factible que sucediera lo que está sucediendo, que no es otra cosa que la malandrería del régimen para eliminar uno a los candidatos.

Bueno, lo que iba a pasar pasó. Y ya tenemos una semana en esas indecisiones.

Y lo último …

Hay quienes piensan que lo que viene a partir de hoy será decisivo y favor, visto en dos vertientes: lo que decida la CPI; y, lo que decida el Departamento de Estado de los Estados Unidos.

Ambas cosas pueden suceder e influir. Sin embargo, es necesario que los venezolanos -dirigentes e influencers– asuman de una vez la idea que somos los venezolanos quienes debemos solucionar esta prolongada crisis. NO la gente de afuera, por cuanto tienen sus propios intereses y las más de las veces no están interesados en asumir los nuestros.

Es hora que seamos nosotros quienes actuemos, con los pies puestos en la realidad, y por encima de todo: a tiempo.

¿Hasta cuándo vamos a esperar?

editor@eastwebside.com

@ermartinezd

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *