Gustavo Coronel: La AN debe investigar el contrato PDVSA-Refinería de Aruba

Spread the love

Gustavo-Coronel (2)Por Gustavo Coronel

Un general indiciado por su actividad como narcotraficante se montó en un avión de un contratista de PDVSA, hoy preso por corrupto, y se fue a Aruba a hablar con el gobierno de la isla sobre la refinería abandonada. La refinería tiene cuatro años cerrada por no ser económica pero parecía ser un buen prospecto para un “negocio”. La detención del militar por la DEA estropeó la negociación pero el gobierno de Aruba no permitió que se llevaran preso a quien les venía a hablar de una posible salida para su refinería desahuciada.

Cerrada esa vía la gerencia de la arruinada PDVSA le encargó a Citgo continuar con las negociaciones. Para ello nombraron como representante a un joven abogado venezolano quien no es empleado de Citgo y tiene una empresa de un solo empleado (él), la cual funciona en una dirección de Texas que INTERNET dice que no existe. Se dice que una empresa consultora radicada en Panamá, propiedad de un contratista de PDVSA muy amigo de un gobernador chavista con largo prontuario, está involucrada en la negociación.

Hay serias objeciones técnicas y económicas sobre este negocio. Hay también dudas sobre su transparencia. Por ello, dentro de la misma empresa Citgo hay gran oposición, ya que obligaría a esa empresa a endeudarse peligrosamente. La noticia oficial habla de una inversión de no menos de mil millones de dólares, suma que ni PDVSA ni Citgo tienen. Los profesionales estadounidenses de Citgo se quejan de que las negociaciones fueron efectuadas en nombre de Citgo por un grupo externo a la empresa, coordinado por este abogado, quien solía ser Secretario de la Junta Directiva de esa empresa cuando Alejandro Granados manejaba la empresa y hacía sus negocios turbios. Esta manera de hacer las cosas en nombre de la república de Venezuela, comprometiéndola por 25 años, es típica de lo que se hace en PDVSA, empresa en manos ineptas y corruptas, carente de transparencia y donde abundan los guisos entre gerentes y contratistas.

Por ello esta negociación debe ser investigada por la AN. Del Pino debe ser interpelado o censurado si no se presenta. Mientras tanto, esa Asamblea debería anunciarle al país y a Aruba que este contrato no será reconocido por ella, la representación del pueblo venezolano, hasta que se demuestre que ha sido llevada a cabo de acuerdo a las leyes e intereses de la república.

Deja un comentario