Francisco Contreras: Perspectivas económicas 2022

Spread the love

Por Francisco Contreras

VENEZUELA Y SU ESPERANZA OBJETIVA

Vamos a formular unas pocas premisas de impacto crucial y un marco constringente de entorno interno estático y entorno externo dinámico. Los argumentos los iremos desarrollando durante la semana que viene como herramienta para la reflexión prospectiva condicionada, sin aspiración alguna de constituirse como predicción o profecía.

No tenemos evidencia terminal para refutar a las “creencias irracionales” de certeza como lo son las profecías, predicciones y pronósticos que cada uno espera ansiosamente para el comienzo de año nuevo. Solo ofrecemos una indagatoria para hacer “razonablemente esclarecidas” nuestras acciones en un futuro próximo.

De impacto crucial en nuestro caso, son la emisión irresponsable de dinero como determinante de la estabilidad monetaria del mercado de divisas con efectos sobre la estructura de precios relativos y sobre el nivel general de precios y la asfixia regulatoria con sus impactos inmediatos sobre la oferta de bienes y servicios cuando es a la baja y de largo plazo cuando es al alza. Las prácticas recientes de política económica nos conducen a una modesta mejoría en relación con el manejo de la estabilidad monetaria y fiscal e incierta en referencia con el marco normativo. Creemos que los logros monetarios alcanzados son irreversibles por lo cual nuestra valoración de la economía venezolana para el año 2022 es moderadamente positiva.

El marco constringente interno es estático porque luego del estancamiento de largo término desde 1974 y de la demolición de la infraestructura económica desde 1999, es bien difícil esperar altas tasas de crecimiento, considerando las insuficiencias a nivel de producción y distribución de electricidad, de la precaria respuesta del sector petrolero a nivel de abastecimiento de combustibles y del deterioro de las redes de comunicación física y virtual.

El marco externo es dinámico porque el resto del mundo se prepara para un relanzamiento de la economía, un acentuamiento de la disputa civilizatoria entre EEUU y China, una relocalización industrial y unas definiciones importantes de gobernanza, por una parte, en términos de intereses generales de crecimiento, equidad y justicia y, por otra parte, de inclusión de manera explícita en el discurso político de las demandas de la gente desde su singularidad como manera de superar el desafío que le plantea a la democracia deliberativa el populismo y a la “iliberalidad”. En ambas perspectivas nuestra evaluación es francamente positiva.

Para el país, es de difícil pronóstico que ante esas contingencias pueda esperarse un crecimiento sostenido de más del 2,0%. Nuestra percepción en este sentido es marginalmente positiva.

@fjcontre35

Deja un comentario