Francisco Contreras: El populismo y las formas iliberales de gobernanza

Spread the love

Por Francisco J Contreras M

La racionalidad limitada: el venezolano actúa bajo condiciones de racionalidad limitada, sobre la base de relatos, dogmas, ideologías y teorías con diferentes niveles de conocimiento, discernimiento e intereses, todos esos componentes según las condiciones del entorno intercambian su importancia de manera impredecible.

Ese contexto da lugar a una racionalidad “maximizadora” limitada en la toma de decisiones que, se acomoda según las circunstancias, con muchos errores de predicción y de elevado impacto en el conjunto social.

Un rumor sobre un posible desabastecimiento de un producto, puede desencadenar una sucesión de decisiones de pequeño impacto por persona, pero de grandes consecuencias sobre el mercado, el que cada uno pase de comprar cuatro panes a ocho, quizás sea insignificante para una familia, pero será de gran impacto social si todas lo hacen masivamente.

La manera como los componentes socioculturales se intercambian entre la gente, es decisiva para poder comprender los complejos problemas de incertidumbre a nivel individual, organizacional, nacional y mundial.

Es la presunción de incertidumbre y no la evaluación de riesgos, lo que caracteriza la toma de decisiones.

Bajo condiciones de incertidumbre, la interpretación que hacen los individuos del entorno se refleja en un aprendizaje que multiplica ineficiencias en el sistema.

Estamos en presencia de una gran masa de excluidos con el poder del voto y con ventajas para el aprovechamiento natural del desorden, con un bagaje cultural y experiencias comunes diferentes a las de la clase media venezolana y, a su vez, diferente a las de las élites gobernantes que extraen renta de esa situación.

Mientras no se realice un esfuerzo por comprender esa realidad, es difícil que tengamos éxito en el logro de un consenso sobre el país que queremos.

Populismo y descomposición social

La crisis de la democracia en el mundo, se presenta en Venezuela de manera fragmentada, deformada y distorsionada, con mayor impacto y con menor capacidad de respuesta por parte de la sociedad, es una trama que refuerza la descomposición social.

Es fragmentada pues concurren hechos en los cuales hay una gran sucesión de incidencias críticas económicas, políticas y sociales, las cuales se transforman y despliegan a su vez en una variedad de eventos más pequeños aislados entre sí, con propiedades cambiantes y diferentes a las del evento original.

La inflación: mecanismo populista de descomposición social

La inflación no afecta por igual a todos, es diferente según la capacidad de cada uno para transferirla a otros mediante un ajuste de sus ingresos, un empleado del sector educacional le es más difícil sobreponerse a los aumentos de precios que a una persona del sector informal cuyos ingresos cambian automáticamente cada vez que sus costos lo hacen.

Es más fácil superar la inestabilidad para quien cobra en tiempo real o por anticipado que para aquel que debe esperar 45 o más días para hacerlo.

No es la misma condición la de un funcionario público con poder discrecional y posesión de información privilegiada que la de otro que no los tiene.

La inseguridad: mecanismo populista de descomposición social

De modo similar acontece con la inseguridad, una persona puede considerarse afectada en un momento y en otro ser beneficiaria de la misma, un delincuente sufre la violencia como cualquiera que deambula por las calles, pero saca más provecho de la inseguridad porque el desorden favorece la ejecución de sus fechorías.

Son esas dualidades morales el terreno fértil para la perpetuación del populismo. Un régimen populista puede promover la acción de masas que de manera espontánea se convierte en una fuerza represiva altamente efectiva que debilita emocional y materialmente a quienes poseen capacidad consciente de defensa de la democracia: la clase media. Se desvanecen las responsabilidades y se maximiza el impacto del mal público.

(*) Profesor del doctorado de la Facultad de Economía en la Universidad de Carabobo

Deja un comentario