Francisco Contreras: De la extracción de renta a la creación de valor

Spread the love

Por Francisco J Contreras M

La historia permite constatar que luego de crisis y de situaciones de desorden económico extremo, el ecosistema social comienza a operar con nuevas reglas de funcionamiento, pues los condicionamientos son otros. En el caso específico de Venezuela, el estado solo podrá cumplir con sus funciones si la economía prospera de manera que asegure los tributos necesarios para proveer los bienes y servicios públicos.

De un gobierno patrimonial, tal como lo refiere Fukuyama (2016), fundado en el clientelismo y el enriquecimiento personal o grupal por la vía de la captura de poder político, se pasa a un gobierno impersonal donde se trata a su gente como ciudadanos con igualdad, justicia y respeto, donde no se necesita ser pariente, amigo de quienes detentan el poder, ni militante del partido político, de los gobernantes de turno.

Es el momento, en todas las esferas del acontecer económico, de la innovación para el rescate del afecto, de la confianza mutua y de las normas efectivas. Es la recreación y rescate del llamado capital social y del empoderamiento como bien lo señala Siisiäinen (2000). La prosperidad necesita de unas formas de organización y de relaciones productivas diferentes a las del pasado, es la única forma de crecer económicamente de manera equilibrada y sin desigualdades. Se requiere una aproximación de bien común e interés público si se quiere asegurar la cobertura del costo de oportunidad de capital para los emprendedores (expectativa de ganancias) y el valor creado para toda la sociedad (distribución equitativa de ingresos).

La innovación social conduce hacia la creación de mecanismos de autorregulación. La vida en sociedad ha permitido a los seres humanos, desde el comienzo de la historia, irse sobreponiendo a esas dificultades por la vía de reglas consensuadas que, a través del mercado, permiten la creación de mecanismos de autorregulación, en lugar de las reglas discrecionales, para el control de las variables resultado (precios, costos, salarios, ganancias, tasa de interés, tipo de cambio).

Estamos en un proceso de reconstrucción de la democracia, por sucesivas aproximaciones de ensayo y error, que permitirá el establecimiento de un marco institucional a través del cual fluya la información y pueda cambiar el comportamiento social e individual, al reaccionar la gente frente a la nueva información (control ex ante) o ante las consecuencias derivadas de la misma (control ex post), en favor de la prosperidad. Es la acción pública por la vía de la anticipación del impacto regulatorio sobre el mercado y no sobre el control de las variables resultado.

Hay que prepararse para un ciclo de austeridad, el mundo ya lo hace desde hace tiempo, es una conceptualización de largo plazo, pues es necesario vencer una resistencia al cambio cuando se viene haciendo algo repetidamente desde hace mucho tiempo. Lo que vendrá va a exigir bienes y servicios más pertinentes en términos de uso, más baratos, más duraderos, cuyos procesos sean cuidadosos en su impacto ambiental y en el uso de los recursos naturales. Esta aproximación no es nueva, tiene sus antecedentes en el pasado en los enfoques: “ecodesarrollo”, “tecnologías apropiadas o alternativas”, “economía humanista”, “economía compartida” y otras tantas variantes heterodoxas de la economía.

Hay que ejercer la libertad interior de juicio para ser coherentes, no se debe dar igual importancia a un suceso cualquiera como más probable que un evento cierto o menos probable que un evento imposible. Guardar la consistencia sobre la base de consideraciones subjetivas y cualitativas es posible bajo incertidumbre juzgando sobre las desigualdades entre los hechos y no sobre las probabilidades de algo que corresponde al futuro. Entre todas las opciones que posee una persona unas tendrán más importancia, unas serán imposibles, otras ciertas, unas las creerá imposibles cuando no lo son y otras las creerá posibles cuando no lo son. Es mejor este ejercicio de reflexión que pasarse la vida esperando que ocurran milagros.

@fjcontre35

Deja un comentario