Flavio Felice: El Municipio según Sturzo

Spread the love

NR: Luigi Sturzo fue un sacerdote siciliano, fundador del Partido Popular Italiano –génesis de la Democracia Cristiana. Fue alcalde de su pueblo –Caltagirone- y es un referente del pensamiento que dio paso a la creación de la Unión Europea. También, como alcalde conceptualizó el verdadero papel que representa el municipio en la democracia. De alguna manera, en lo que hoy se denomina el “poder originario” que ejerce la comunidad. Publicamos esta nota del profesor Flavio Felice quien comenta el libro de Luca de Santis sobre el pensamiento de Luigi Sturzo. La lectura es oportuna en momentos en que Venezuela se prepara para las elecciones municipales.

«Es el lugar donde madura el método democrático»

Por Flavio Felice

En el centro del libro de Luca De Santis: Autonomía y persona. Federalismo, autonomía y sociología de lo sobrenatural en el pensamiento de Don Luigi Sturzo (Effata, pág. 94, 10,00 €) encontramos los temas de libertad y autonomía.

Según la perspectiva de la Doctrina Social de la Iglesia que guió a Don Sturzo, la libertad y la autonomía son consideradas un derecho inalienable de la persona, como expresión de la dignidad originaria de los hijos de Dios. De aquí la consideración de su función como prerrequisitos indispensables para atacar los problemas económicos, políticos y sociales.

Su liberalismo le permite entender que la libertad garantiza la polaridad entre Estado y sociedad, como requisito previo para la participación y límite a la noción de soberanía absoluta, y como popular (antídoto al populismo) está convencido de que el principio de autonomía implementa una democracia que de otro modo sería formal, expresa la primacía de los intereses generales y es una defensa de la legalidad.

El municipio no es considerado por Sturzo solo como la institución más cercana a la persona, pero si el lugar donde madura la práctica del método democrático. El autor nos recuerda que la problemática de la autonomía viene vista de Sturzo «desde adentro », en su calidad como pro-alcalde del Municipio de Caltagirone y miembro y presidente de la Asociación Nacional de los municipios italianos. Sus artículos sobre «La Cruz de Constantino» y en «El Sol del Mezzogiorno», su programa elaborado en el libro “La Región en la Nación” y muchos otros, son solo algunos indicadores de su compromiso de alimentar la teoría con la práctica y viceversa, dando así vida a un círculo virtuoso de la acción y del discurso político.

En armonía con su teoría de las «formas sociales», Sturzo contrasta con la corriente sociopolítica de entonces, y en particular con la idea del primado de la «política» y con ella del Estado, lo que implicaría la degradación del Municipio a un mero organismo descentralizado, el brote del organismo estatal de cuya autoridad central exo-venerable y semi-sagrada dependería su existencia misma, así como la existencia de la sociedad civil. Recuperando un tema clásico de los civilistas humanistas, el sacerdote calatino subraya cómo el Municipio es una célula política originaria y que en eso son representados los derechos innatos relacionados con la libertad, que están incluidos en el diseño del Estado, pero que no son fundados ni concedidos por este último: “civitas Superiorem non recognoscens est sibi princeps” (Bartolo da Sassoferrato).

Al estar al servicio de la comunidad, el Municipio no es creado por el Estado, sino por la propia comunidad, que es reducible a las personas que la animan. Es necesario especificar cómo el Municipio para Sturzo es considerado como la institución que, siendo más cercana a la persona, puede comprender mejor sus dificultades y problemas. Si a esto le sumamos la posibilidad de que un Municipio se una a otros vecinos, la consecuencia será una mayor capacidad de comprensión de las necesidades y una intervención más eficaz para solucionar los problemas de un determinado territorio.

Quien lea el libro de De Santis podrá meditar sobre los principios fundamentales de la doctrina social de la Iglesia en la que se sustenta el pensamiento y la propuesta política y pastoral del sacerdote siciliano. Ya el título que Sturzo quiso dar a su obra ‘testamento: “La Verdadera Vida : Sociología de lo sobrenatural”, recuerda la precisa visión teológica contenida en el libro que presentamos: “La civitas luminum” que no se confunde con la “Civitas Dei” y, por ello, a través de la obra de reformadora de las instituciones, y cuidado de no hacerlo vomitar desde “el amor del hombre que llega hasta el desprecio por Dios”.

La visión política de Sturzo está inmersa en los problemas ecológicos, políticos y sociales de su época y es innegable que su reflexión y su planificación se han inspirado en la doctrina social de la Iglesia, innovándola y enriqueciéndola, por lo que De Santis pretendía presentar el pensamiento federalista de Sturzo tomando como horizonte teórico el citado texto teológico.

Sturzo, a través de La Vera vita revela la raíz de su pensamiento y su compromiso político y pastoral, refiriéndose a la Revelación, e indicando en la Civitas Dei la matriz teológica de la sociedad. El autor nos acompaña en un camino que nos permite contemplar la fuente del que el sacerdote de Caltagirone se nutre y renueva su vocación, mostrando la riqueza humana, cultural y sacerdotal de un padre de la patria, de la Unión Europea, de un precursor del Concilio Vaticano II y de uno de los grandes pensadores políticos del siglo XX, lo que nos hace lamentar el hecho de que durante demasiado tiempo haya sido ignorado, si no censurado.

(Publicado en el diario Avvenire el 4 de julio del 2018 con el título: «Federalismo»)

Traducción de www.economiavenezolana.com

Deja un comentario