FAO y Francia siembran seguridad alimentaria en Sudán del Sur

Spread the love

Con el apoyo del Gobierno de Francia, la FAO se suma a los esfuerzos del Ministerio de Agricultura de Sudán del Sur para implementar el programa -de un año de duración- en varios estados del país.

El proyecto, valorado en más de 612 000 dólares EEUU (500 000 euros), ayudará a capacitar a los campesinos en la producción, almacenamiento y comercialización de semillas de calidad y esquejes de cultivos básicos como sorgo, maíz, yuca y caupí. También aumentará la disponibilidad de semillas entre los agricultores más vulnerables de Sudán del Sur.

Décadas de conflicto y el desplazamiento de población han hecho precario el acceso de los agricultores a semillas de calidad y otros materiales de siembra, y mermado su conocimiento de las técnicas de producción de semillas. En conjunto, estos factores han perjudicado gravemente la productividad de los cultivos y los medios de subsistencia de los campesinos.
«La importancia de las semillas para la seguridad alimentaria y los medios de vida de los agricultores y las comunidades rurales de Sudán del Sur es muy alta», señaló Sue Lautze, jefa de la oficina de la FAO en Juba. «A pesar de la extendida inseguridad alimentaria -añadió-, el país se ha comprometido a garantizar la seguridad alimentaria para toda la población lo antes posible. Las semillas son un componente esencial para superar este importante desafío».
El programa pretende ayudar a unas 30 000 personas, componentes de más de 5 000 familias de agricultores vulnerables, además de a 400 productores de semillas.
Los beneficiarios, la mitad de los cuales son mujeres, viven en los estados de Ecuatoria central, Ecuatoria occidental, Lagos, Bahr el Ghazal occidental y Bahr el Ghazal septentrional.
Crear autosuficiencia
«Sabemos que el sector formal de las semillas en Sudán del Sur está poco desarrollado y con una necesidad urgente de rehabilitación», aseguró Michael Legge, Ministro de Agricultura y Silvicultura del estado de Ecuatoria central. «Sudán del Sur depende en gran medida de los países vecinos para las semillas certificadas, lo cual es costoso, y por ello los agricultores se dirigen al sector informal de semillas», añadió Legge.
Más del 90 por ciento de los agricultores del Sur de Sudán dependen todavía del sistema informal de semillas, que se basa principalmente en las semillas conservadas (42 por ciento), redes sociales (26 por ciento), y los mercados locales (22 por ciento). Por lo general, los agricultores utilizan varias ocasiones semillas guardadas de una temporada a otra, lo que tiende a disminuir la pureza genética de las mismas.
Las familias campesinas tienen seguridad en la disponibilidad de semillas sólo cuando tienen acceso a cantidades adecuadas, de calidad aceptable y a tiempo para la siembra. Estos tres elementos clave (disponibilidad, acceso y calidad) son motivo de preocupación en Sudán del Sur.
Mejorar la capacidad del país para producir semillas de calidad ayudaría a inyectar dinero en la economía local y proporcionar capacitación que beneficiará a los agricultores en los años venideros.
Semillas de calidad
«A través del proyecto, la FAO tiene como objetivo no sólo reducir el número de familias afectadas por la inseguridad alimentaria a través de la mejora de la disponibilidad y el acceso a semillas de calidad de producción local en el mercado, sino que también pretende mejorar los ingresos y la capacidad de los productores de semillas», explicó Joseph Okidi , Oficial de Proyectos de la FAO en Sudán del Sur.
La capacidad técnica en la producción de semillas de calidad, sobre todo entre los jóvenes, -e incluso dentro de los servicios del gobierno-, es muy limitada.
El proyecto incluirá ferias de semillas, desarrollo de capacidad para las empresas de semillas, la distribución de insumos y Escuelas de campo para los agricultores. Asimismo, aumentará la cantidad de tierras dedicadas a la multiplicación de semillas de calidad.
Éxito probado
La FAO lleva varios años apoyando al sector de las semillas en Sudán del Sur. En 2011, unas 5 000 familias vulnerables, 513 productores de semillas y 23 agentes de extensión del gobierno se beneficiaron de un proyecto similar financiado por el Gobierno de Francia. Este es uno de los diversos proyectos importantes sobre semillas que la FAO está implementando en Sudán del Sur.
«Después de que la FAO nos apoyara con el proyecto, nuestro colectivo de agricultores fue capaz de reunirse y ahorrar el dinero suficiente para comprar cuatro toros. Se utilizaron para arar nuestros campos «, dijo Lou Marial, un agricultor de Adwel, en el condado de Rumbek oriental, en el estado de Lagos, que se benefició del proyecto anterior.
«Hemos logrado ampliar nuestra área de producción y se espera una cosecha significativamente mayor este año», añadió Marial.
«Es una gran satisfacción ver cómo nuestro apoyo se ha visto transformado en una notable producción de semillas», subrayó Laetitia Tremel, Oficial de Programas de la Embajada de Francia en Juba.
La intervención del proyecto de 2011 condujo a la producción de más de 350 toneladas de semillas y materiales de siembra calidad, e inyectó alrededor de 300 000 dólares EEUU en la economía local.
Aunque Sudán del Sur tiene un enorme potencial agrícola, se enfrenta a numerosos retos para alcanzar la seguridad alimentaria a nivel nacional y familiar. El sector de las semillas es una herramienta fundamental para acabar con el hambre y la FAO y el Gobierno de Francia han unido por ello sus esfuerzos para desarrollar este sector de manera sostenible.

Fuente: FAO

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *