ENTREVISTA: Recesión Argentina impacta datos de superávit comercial

Spread the love

La caída general de las importaciones en Argentina en el primer trimestre del año tendría como origen el retroceso de la actividad económica interna, un hecho que resalta sobre el crecimiento de las exportaciones, opinó hoy martes el economista Christian Buteler.

El director de la firma Buteler Servicios Financieros se refirió, en diálogo con Xinhua, a la caída de las importaciones en 24,2 por ciento durante los primeros tres meses del año, y que contrasta con el 9 por ciento de aumento de los despachos concretados al exterior, según datos oficiales.

«Debido a su estructura productiva, cuando Argentina entra en recesión notamos una caída de las importaciones, lo que estamos viendo ahora es que se profundizó el descenso de las compras al exterior en el primer trimestre por una fuerte caída de la actividad», indicó.

Explicó que «cuando cae la actividad se necesita importar menos bienes y servicios, y por tanto el reflejo es de una mejora del resultado de la balanza comercial».

De acuerdo con el economista, luego de que el país suramericano experimentara una fuerte devaluación a fines del 2023 tras el cambio de Gobierno, se esperaba un mayor aumento de las exportaciones, ya que el nuevo tipo de cambio vuelve más competitivos los productos locales en el mercado mundial.

Al referirse al incremento de los despachos al exterior menor que el marcado retroceso de las compras, precisó que «la teoría económica dice que cuando se provoca una devaluación lo que se tiene es un aumento de las exportaciones, pero en el caso de Argentina la devaluación acentúa la recesión y no se ve tan reflejado en un aumento rápido de las exportaciones».

«Si hacemos hincapié en lo que es el tipo de cambio y la inflación en dólares, si tenemos inflación en dólares quiere decir que encarecemos nuestros productos en relación con el exterior, motivo por el cual eso debería ayudar a las importaciones, no perjudicarlas», agregó.

De acuerdo con datos del Instituto Nacional de Estadística y Censos (INDEC), en el primer trimestre las exportaciones argentinas crecieron en cantidades un 18,6 por ciento pero las importaciones bajaron 19,9 por ciento; los datos arrojan un saldo comercial superavitario que se explica más por el lado de la caída de las ventas al exterior.

Respecto a los precios, éstos bajaron un 8,1 por ciento en el caso de los despachos y un 5,4 por ciento en las importaciones.

La caída de las importaciones se explicó principalmente por una menor compra de productos vegetales y alimenticios, textiles, plástico y caucho, productos minerales, metales comunes y sus manufacturas, pasta de madera y papel.

Ante el escenario actual de merma de las compras al mundo, Buteler consideró que «hoy en día está primando en la economía argentina la fuerte recesión, algo que sobresale respecto de la apreciación del tipo de cambio local que en algún momento podría llegar a tener un impacto en el comercio exterior».

Para el economista, en medio del panorama nacional actual las empresas están aún en una planificación y organización de sus nuevos costos, y todavía el tipo de cambio no empieza a influir en el comercio exterior como lo podría llegar a hacer en otro momento.

«Lo que indica la caída de las importaciones es la caída de la actividad, una menor actividad que se ve reflejada en una baja de las importaciones, algo que ha pasado anteriormente, como en 2018», señaló.

Según el experto, «generalmente en las economías latinoamericanas y, específicamente, en economías como la argentina, la devaluación como la que vimos en diciembre produce una caída de la actividad, de las importaciones, y no tanto un aumento de los despachos; por lo tanto, se mejora la balanza comercial pero no por el lado de vender más al mundo sino por comprar menos al mundo». 

Fuente: Agencia Xinhua

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *