Empresariado venezolano presente en la 100ª Conferencia Internacional del Trabajo

Spread the love

Albis Muñoz, vicepresidenta de la 100ª Conferencia Internacional del Trabajo

Desde el ayer 1 de junio y hasta el 17 de este mes, se está celebrando la 100ª Conferencia Internacional del Trabajo, en la ciudad de Ginebra. A este encuentro asiste la delegación venezolana de empresarios, representada por FEDECAMARAS,  como único organismo de los empleadores reconocido por la Organización Internacional del Trabajo-OIT, dada su independencia y la representatividad que posee al agrupar a 13 sectores de la economía, 18 FEDECAMARAS regionales, así como cámaras de todo el país, donde hacen vida pequeños y medianos empresarios.

Los delegados y consejeros técnicos venezolanos son: Albis Muñoz, ex presidenta de FEDECAMARAS y miembro del Consejo de Administración de la OIT, quien fue nombrada vice-presidenta. por el grupo empleador por América Latina; Vicente Brito, ex presidente de FEDECAMARAS; Gilberto Sánchez, presidente de la Comisión OIT/ OIE de FEDECAMARAS; Bingen de Arbeloa y Ricardo Requena, miembros de la Comisión OIT/OIE; Alexis Sánchez, ex primer vicepresidente de FEDECAMARAS,  Marinella Mata, consultora jurídica del gremio y Yelizta Suárez, asesora.

Uno de los aspectos sobre los cuales se insistirá en esta Conferencia es la “necesidad de asegurar un modelo de crecimiento intensivo del empleo con puestos de trabajo que desempeñen el papel transformador en la vida de las personas y un papel productivo en las economías, lo cual sigue siendo un reto urgente para todos los países y regiones”, señala la convocatoria emitida por la Oficina Internacional del Trabajo.

Cabe señalar que en esta ocasión el caso venezolano no será tratado de manera directa en la Conferencia, toda vez que en el pasado Consejo de Administración de la OIT, que se efectuó en marzo de este año, se decidió por unanimidad crear una Misión tripartita de alto nivel para examinar las denuncias de los ataques contra FEDECAMARAS, sus líderes y el sector privado en Venezuela.

En tal sentido, el caso venezolano volverá a ser discutido en el próximo Consejo de Administración que se realizará en noviembre de 2011 y en el cual se presentarán los resultados del informe de la Comisión de Alto Nivel que acudirá a Venezuela en los próximos meses.

De acuerdo a informaciones suministradas por el presidente de FEDECAMARAS, Noel Álvarez,  el objetivo es que la Misión constate los hechos que ya ha venido denunciado el sector empresarial a lo largo de los últimos años y que se han planteado en la queja 2054, que se lleva desde 2003: ausencia del diálogo social, la persecución incesante a los dirigentes gremiales, aspectos ideológicos relacionados con las distintas leyes, intervención del ejecutivo para limitar el derecho a la libertad sindical y de asociación, la falta de consulta con los empresarios acerca del establecimiento del salario mínimo, prolongación de la inmovilidad laboral, violaciones a la propiedad privada, entre otros temas.

Una vez más reiteró Álvarez, que la Ley del Trabajo sigue siendo materia pendiente y que aún continúa sin concretarse. No obstante, al empresariado alerta que es muy probable que se pretenda imponer un componente político-ideológico, de tipo “socialista y revolucionario” por lo que se presume procurará una mayor intervención de la economía y las relaciones laborales. Además, reiteró que en durante este mes de mayo quedó comprobado, una vez más, que en Venezuela la fijación del salario mínimo se realiza de manera unilateral por el gobierno, sin la concertación con los trabajadores y empleadores.

“Desde hace 10 años, el gobierno no convoca a la Comisión Tripartita Nacional, procedimiento contemplado en Artículos 167 y 169 de la Ley Orgánica del Trabajo”, precisó el dirigente gremial. También recordó que desde mayo de 2002 el gobierno no se ha detenido en la aprobación de prórrogas de decretos de inamovilidad laboral y no tiene entre sus planes flexibilizar los controles en el mercado laboral.

Para concluir, dijo Álvarez que el empresariado de Venezuela está acosado ante la violación de sus libertades, derechos civiles y ante la falta de diálogo social. Además, existe un cerco legal contra el aparato productivo interno y excesivos controles que ponen en riesgo a las empresas.

Fuente: Fedecámaras

Deja un comentario