Empresariado levanta la voz frente a la paralización económica

Spread the love

Los empresarios venezolanos estuvieron bastante activos la pasada semana. Desde sus asociaciones gremiales, emitieron comunicados, propuestas y reclamos sobre la situación de parálisis que vive el país.

Las medidas de confinamiento, decretadas por el gobierno el pasado 13 de marzo con motivo de la propagación del Covid-19, han tenido un efecto devastador sobre el sector privado venezolano.

La Federación de Cámaras y Asociaciones de Comercio y Producción de Venezuela (Fedecámaras) –inclusive- rechazó en un comunicado fechado el 9 de mayo, “todo acto de violencia social o política en nuestro país”.

Llamando la atención “a las autoridades y representantes de todos los poderes públicos de la República, a ser verdaderos garantes de nuestra Constitución y del estado de derecho y a tomar medidas urgentes para garantizar la paz social”.

Asimismo, rechazaron “toda acción que debilite aún más nuestra precaria situación institucional y que profundice la inestabilidad política, económica y social que vivimos, hoy agravada por la pandemia del Covid-19”.

Flexibilización

En cuanto al tema económico, Fedecámaras abogó pro la “flexibilización” del confinamiento.

El gremio resaltó “los protocolos y normas de prevención que han llevado delante de manera exitosa algunas empresas priorizadas (alimentos y medicinas), y que incluso en muchos casos han resultado mucho más rigurosos que las recomendaciones dadas por los organismos competente, todo con el objetivo de proteger a los empleados y a la colectividad en general”.

Carlos Fernández, presidente del ente, sugirió en un programa de radio, intentar la progresiva flexibilización “con estricto control” y evaluar el comportamiento de la enfermedad, “es preferible a que se ejecute así, a que la gente no aguante más y se produzca una reanudación sin programación”.

El comercio

Por su parte Felipe Capozzolo, presidente del Consejo Nacional del Comercio y los Servicios (Consecomercio), exhortó al gobierno nacional a reactivar gradualmente, “con horarios y por sectores”, la actividad comercial a partir del 14 de mayo.

“Estamos haciendo un exhorto, un llamado para que a partir del 14 de mayo podamos seguir atendiendo la pandemia. Es importante, por supuesto, estar pendiente de la salud de la gente (…) es lo primordial, pero con la otra mano hay que ir atendiendo la economía”, conminó Capozzolo.

En la propuesta de Capozolo, se incluye la acción de dar espacio “a las empresas de mantenimiento, repuestos y comercios minoritarios inicialmente, además de los sectores prioritarios como alimentos, medicinas, telecomunicaciones y centros de salud que ya se encuentran operativos en medio de la pandemia por el coronavirus”.

“Nosotros creemos que por la mañana se pueden ya empezar abrir los centros, todo lo que son diligencias relacionadas compras retail, con compra de repuestos, todo ese tipo de empresas que le prestan apoyo al sector automotor, transporte y maquinaria”.

En cuanto a los Restaurantes y locales de comida, la propuesta contempla operar “en horas del mediodía, mientras que los servicios personales, como centros de estética y peluquería funcionarían en horas de la tarde”.

Capozzolo también agregó que “las autoridades deberán garantizar el buen funcionamiento de los servicios públicos y verificar el cumplimiento de los protocolos de distanciamiento en estos negocios, que deberán readaptar su metodología de trabajo, a fin de evitar la propagación del virus”.

Las propuestas de Capozzolo surgieron en una entrevista radial de la periodista Vanessa Davies.

La construcción

La Cámara Venezolana de la Construcción, emitió un manifiesto en el cual abordó la crisis del sector construcción.

En el texto, emitió claros cuestionamientos a las políticas desarrolladas por el gobierno del presidente Nicolás Maduro.

“El Estado de Alarma decretado el pasado 13 de marzo tiene totalmente paralizada la industria de la construcción, que venía muy maltrecha por la contracción sostenida desde 2012, producto de erradas políticas públicas y un marco jurídico hostil a la participación del sector privado”.

Para la Cámara, “Esta paralización pone en riesgo la supervivencia de las empresas y la viabilidad de los empleos que ellas generan”.

Reconociendo que “ninguno de los países afectados por COVID-19 se encuentra totalmente preparado para hacer frente a las consecuencias sanitarias y económicas que resultarán de esta pandemia”, señalaron que “el apoyo más efectivo que el Estado venezolano puede dar a su población y a las empresas, (…) es iniciar un proceso de restitución progresiva de la actividad empresarial en el país, considerando a la construcción como esencial y prioritaria por su capacidad para generar empleo en los sectores más vulnerables de la sociedad y por el efecto multiplicador sobre el resto de la economía”.

Los constructores también afirmaron que “Venezuela reclama un acuerdo nacional, con la participación de todos los sectores productivos, sociales y políticos del país para superar los graves problemas que ahora nos agobian, siendo la reactivación del aparato productivo el eje principal para retomar la senda del crecimiento económico”.

A pesar de las críticas, la Cámara de la Construcción ofreció su concurso y reiteró su disposición al diálogo.

Fuente: Prensa Fedecámaras, Prensa Consecomercio, Prensa Cámara de la Construcción, Redacción

 

Deja un comentario