Editorial: Segundo Aniversario

Spread the love

www.eastwebside.com  hoy está cumpliendo dos años. Ha sido un gran esfuerzo llevar a nuestros lectores, información económica y financiera, todos los días de lunes a viernes desde el 2 de agosto del 2010.

Los lectores han respondido a nuestro trabajo. Las notas publicadas, que se mantienen en línea, ya superan las 6 mil 400 informaciones. En dos años, cerca de un millón de personas se han informado del acontecer económico en nuestras páginas. Han sido leídas más de 2 millones 300 mil noticias.

En este nuevo año que comenzamos hoy, reforzaremos nuestra atención en los indicadores clave de la economía venezolana y mundial. Todo indica que se avecinan tiempos difíciles para la economía. El mundo no se ha ajustado correctamente, luego de las últimas crisis financieras.

Los países de la eurozona enfrentan su peor situación después de la Segunda Guerra Mundial. El esquema unitario ha impedido que se profundice aún más. Pero ese esfuerzo pudiera fracasar. Irlanda, Portugal, España y especialmente Grecia, han tenido que apoyarse en los otros países de la eurozona, para poder llegar a veces a fines de mes. Una situación que en lo personal, los latinoamericanos hemos estado acostumbrados: cómo llegar a fin de mes!.

El desempleo en Europa muerde y sobrepasa todas las barreras históricas. En España uno de cada españoles no tiene trabajo. Pero lo peor, porque eso no lo es, es que el 50% de los jóvenes están desempleados. Con índices menores de desempleo en los otros países, la realidad de la gente joven se repite. La eurozona es una  gigantesca zona geográfica donde los jóvenes no tienen trabajo.

Sin embargo no hay que perder de vista, que en las tres grandes economías de Europa: Alemania, Reino Unido e Italia, los ajustes económicos han permitido al menos contener las crisis. ¿Solucionarla? No todavía y ese es un gran problema.

En España, el nuevo gobierno del Partido Popular hace grandes esfuerzos para revertir las variables negativas de la economía. Los españoles han vivido la irreal ilusión de las autonomías. Un lujo que no tienen cómo financiarlo. En efecto, se han endeudado más de lo razonable para ese y otros lujos, con lo que el déficit fiscal es un agujero enorme. Lo que tiene como consecuencia que se les ha encarecido la emisión de bonos que deben emitir para poder operar como Estado. La deuda española es una bola de nieve montaña abajo. Lo que dibuja perfectamente un indicador que se llama “riesgo país”, y que es el principal indicador que aumentan en puntos los intereses que debe pagar España.

Del otro lado del mundo en Asia, dos países de más de 1.000 millones de habitantes, China y la India, están un acelerado camino de desarrollo industrial. Ambos países no venden materias primas, las compran en tal cantidad que las han encarecido a niveles históricos. Al mismo tiempo, que encarecen las materias primera a los países industrializados, compiten con ellos con productos manufacturados con la ventaja de una mano de obra mucho más barata.

En Japón, otras de las potencias industriales, las consecuencias fortuitas de un terremoto, con un tsunami  que rebasó las previsiones de construcción de una central nuclear, los sumergió en la peor crisis de su historia, exceptuando la Segunda Guerra Mundial.

Los japoneses han abordado sus problemas como siempre lo hacen. Se han circunscrito a sus fronteras para solucionar estos problemas. Han reconvertido sus plantas atómicas. Las empresas se han redimensionado. El Estado ha ajustado su sistema de impuestos y programas sociales, mientras pasan la crisis. Probablemente, Japón sea el único país que resurgirá con más fuerza en la medida que finiquita sus ajustes.

En Estados Unidos, la economía más grande del mundo, los problemas son el pan de cada día. Todavía padece las consecuencias de los atentados de septiembre del 2001. Las medidas que se tomaron para la recesión iniciada por este suceso terrorista, trajeron negativas consecuencias que los EEUU no terminan de superar,

La gente nos pregunta, cada tanto, qué tiene que ver eso con nosotros en Latinoamérica. Pues, estamos en el medio. Países como Brasil ha logrado superar los vaivenes mundiales para dispararse como una de las potencias industriales. Su producción industrial y agrícola es enorme. Chile también ha logrado mantener un crecimiento económico respetable. Colombia y México, a pesar de la violencia interna, mantienen buenos indicadores económicos. Sin embargo, eso tiene sus límites. Si los países industrializados no tienen crecimiento económico, no comprarán la materia prima de los países de Latinoamérica, así como su producción agrícola e industrial con la misma intensidad. De esta manera, nuestros países no podrán  mantener altas tasas de crecimiento económico, que es lo que los hace avanzar hacia un desarrollo sostenido en el tiempo.

Venezuela es otra historia. El tiempo no parece haberse detenido, como decíamos antes. En estos tumultosos momentos, son las agujas del reloj las que parecen moverse hacia atrás. Vamos contra la historia con un modelo que ha demostrado ser el camino más claro hacia el fracaso.

Venezuela tiene hoy en día más del 93% de sus ingresos de la exportación petrolera. Una materia prima a la cual, el único valor que se le agrega, es la extracción y el transporte. Su producción de derivados, como aceites y combustibles, ha decaído a niveles tales, que debe comprarlos para el consumo interno y para cumplir con sus obligaciones contractuales con sus clientes.

En simultáneo, el gobierno de turno se ha empeñado en el sistemático desmontaje de la infraestructura industrial, para sustituirla por empresas estatales o, simplemente, importaciones desde China y otros países.

Si hay una palabra, una sola para conceptualizar la acción del gobierno, es la palabra “totalitario”.

La totalidad de las empresas de electricidad, están en manos del Estado. Asimismo, las de petróleo y derivados, las cementeras, las contratistas de Pdvsa, entre otras.

En el campo de la educación, la normativa para el aumento de la matrícula mantiene los montos por debajo de los incrementos que el mismo gobierno decreta para los empleados. En las universidades, los niveles sueldos de los profesores, desestimula la carrera profesoral. En el sistema de salud, los obreros ganan más que los médicos especialistas.

La emigración de jóvenes profesionales, nunca antes vista, comienza a hacer mella en el aparato productivo. Los mejores, se vana  otros países donde han liberalizado las legislaciones para captar el talento que no les costó nada prepararlo.

En este ambiente, el gobierno con su modelo ideológico stalinista, ha incrementado el endeudamiento a niveles nunca antes visto, y que probablemente en esos términos, nunca tendremos suficiente tiempo para pagarlo. Lo que sucede en el momento de mayor ingreso petrolero de nuestra historia.

Por supuesto, podemos seguir analizando. Pero eso lo iremos desarrollando en este nuevo año de eastwebside.com.

 

Eduardo Martínez

Editor

www.eastwebside.com – www.economiavenezolana.com

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *