Editorial: Nos seguiremos quejando

Spread the love

Venezuela vive un crisis política, económica y social. Todas las estadísticas e indicadores muestran niveles preocupantes. Están a la vista. Sin embargo, el gobierno se empeña en hacer creer que el país está recuperándose. El objetivo de esta campaña es que los venezolanos y la prensa internacional coman con la vista. Por lo visto, para los que se mueven en la capital y zonas vecinas.

En el interior de Venezuela, la cosa es distinta. Zulianos que han emigrado del Zulia, y que recientemente han llegado a Caracas buscando oportunidades y mejores condiciones de vida, lo que cuentan de Maracaibo es impactante. Como comentó un ingeniero la pasada semana: “en Maracaibo, solo se ven viejos y niños. Parece una ciudad de zombies”.

Empresas que se dedican a cazar talentos y profesionales, señalan que la mayor parte de los profesionales que les envían sus curriculums, provienen del interior del país.

Y lo que más le preocupan a estos cazatalentos es el alto nivel de los profesionales, y sus experiencias de trabajo.

Cada tanto, cuando analizamos los indicadores del país, no falta quien nos califique de “quejosos”. “Ustedes se quejan todo el tiempo. No tienen una visión positiva del país”.

Eso nos lleva a preguntarnos si vivimos en la misma Venezuela.

En nuestro trabajo diario, de estar informados para informar, y a raíz de este calificativo de quejosos, usualmente preguntamos a las personas con quienes nos encontramos cuál es su percepción de la situación de Venezuela.

Las respuestas son variadas, pasando de lo grandioso a lo pequeño. Aunque hemos encontrado que la visión es del maquillaje de lo que se ve. No del contexto en el que viven las personas a las que preguntamos.

Nos hablan de lo cosmético: conciertos, eventos, cuyos boletos superan los 100 dólares por persona -y que ellos no pueden comprar- cómo se han recuperado las fachadas de los edificios públicos, el último modelo de las patrullas y vehículos oficiales, la variedad de productos que consiguen en los nuevos supermercados, etc. Es lo que se llamaría una visión de “vitrinas”: “Lo vemos detrás de una vidriera, pero no lo podemos tocar”.

Cuando conversamos con los emprendedores que han abierto nuevos comercios, ellos hablan de nuevas oportunidades que están aprovechando. Cuando se indaga sobre estas oportunidades, encontramos que las ventajas son proporcionadas por amigos que están en el gobierno.

Lo que revela, que las oportunidades no están en la economía del país, sino en los amigotes que se consigan en el gobierno. Lo que en verdad esos nuevos emprendedores, pasan a engrosar la lista de “enchufados” al régimen, para subrayarlo en el argot popular de estos últimos tiempos.

Otra acusación, que a veces se utiliza en contra nuestra,es que no queremos que el país se recupere. Nada más alejado de la realidad.

Si algo queremos – de verdad- es que retorne Venezuela a una etapa de crecimiento. Por eso analizamos en profundidad y claridad, las condiciones que se necesitan para ello.

Lamentablemente, no encontramos que se estén dando esas condiciones. Por el contrario, vemos con preocupación como se siguen imponiendo las mismas políticas que nos han llevado al actual estado de cosas.

Por ello, nos seguiremos quejando.

Por Eduardo Martínez, Editor@eastwebside.com

 

Deja un comentario