Editorial: La teoría de las colas

Spread the love

editorialLos ciudadanos se encuentran atrapados en las colas. Para realizar cualquier actividad: bancaria, de transporte, de compra de alimentos, de compra de medicamentos, y hasta para ir a un baño público, los venezolanos deben con gran quietud colocarse al final de la cola y esperar que en algún momento lo atiendan.

El que está en la cola, solo está pendiente de dos cosas: que no se colee nadie, y que cuando llegue al mostrador, logre conseguir el producto que busque.

En ocasiones, luego de horas en la cola, los ánimos se caldean y se llega a situaciones de “alteración del orden público”. Es cuando aparece el desespero.

Sin embargo, hay otra manera de ver las colas. Sobre todo para los espectadores que no van a comprar nada, sino los que pasan por la vecindad del lugar y ven como la cola le da la vuelta a la manzana. Son los que se preguntan ¿qué habrá llegado?. Una opinión, que con una connotación psicológica, favorece al gobierno que ha logrado que no haya productos en los anaqueles.

Esas colas, para los que no están en ellas, crean la ilusión “que algo está llegando”.

Eduardo Martínez

Editor

www.eastwebside.com

Deja un comentario