Edición Especial: Sobre la reclamación del territorio Esequibo

Por Eduardo Martínez

Los tiempos se acaban, para una controversia que se inició a finales del Siglo XIX, consumió todo el Siglo XX y que al parecer pudiera llegar a su fin en las postrimerías del primer cuarto del Siglo XXI.

Hoy, 14 de noviembre del 2023, los representantes de Guyana y Venezuela se sentarán por primera vez frente a frente ante una corte internacional. Ni más ni menos, será en la Corte Internacional de Justicia (CIJ) con sede en La Haya.

Y para abril del 2024, Venezuela deberá apersonarse en la CIJ para dar a conocer sus alegatos sobre la acción incoada por Guyana.

Hasta el momento (2023), el despojo a Venezuela del territorio Esequibo (Laudo Arbitral de 1899) había sido tema de negociaciones diplomáticas. Por parte del Venezuela: el olvido, la imposibilidad, el desconocimiento, o la desidia, marcaron los tiempos hasta 1966, cuando se firmó el Acuerdo de Ginebra entre el Reino Unido, una naciente Guyana y Venezuela.

Un acuerdo al cual se vio forzado el Reino Unido como consecuencia de la publicación, 22 años antes, del llamado Memorando Mallet-Prevost, el representante de Venezuela que acompañó a los cinco jueces que formaron parte de la instancia que dictó el Laudo.

De ahí en adelante, se sensibilizaría el tema en la opinión pública venezolana, y nos tragarían los años de discusiones sobre la jurisdicción venezolana con profusión de términos jurídicos.

Por décadas se escribieron libros, se dieron conferencias, aparecieron en programas de radio y tv, y artículos y entrevistas ocuparon kilométricos espacios en la presa escrita. No nos faltaron expertos, conocedores, testigos y hasta espontáneos que se lanzaron “al ruedo” para aventurarse en el tema y acumular centimetraje periodístico.

Luego de 1966, ocurrieron tres eventos de tomar en cuenta: 1) El Protoloco de Puerto España el 18 de junio de 1970, en cual se establecía un plazo de 12 años contados a partir de la fecha de su firma, durante el cual «no se haría valer ninguna reclamación que surja de la contención a que se refería el artículo 1° del Acuerdo de Ginebra y se suspendería el funcionamiento del Artículo 40 de dicho Acuerdo». Este Protocolo se firmó al vencerse el plazo estipulado en el Acuerdo de Ginebra (1966).

2) Al vencer el plazo previsto en el Protocolo de Puerto España (1982), el gobierno del presidente Luis Herrera Campíns manifestó su decisión de no considerar una prórroga y recurrir a los pasos previstos en el artículo 40 del Acuerdo de Ginebra de 1966.

Y, 3) La declaración oficial de Hugo Chávez, presidente para el 19 de febrero de 2004, cuando suscribe una declaración conjunta con el presidente Bharrat Jagdeo en Georgetown que ha sido considerada una “entrega” del territorio Esequibo. “Yo me he comprometido con el presidente Jagdeo y con Guyana. Primero que el gobierno venezolano no va a oponerse a ningún proyecto en esta región que vaya en beneficio de sus habitantes”

En el 2018, Guyana acudió unilateralmente a la Corte Internacional de Justicia (CIJ) para pedir resolver el diferendo.

Transcurridos dos años (2020) la CIJ se declaró competente para examinar la disputa fronteriza. La Cancillería publicó el Anexo al Memorándum de La República de Venezuela sobre la demanda interpuesta ante la Corte Internacional de Justicia por la República Cooperativa de Guyana el 29 de marzo de 2018 .

Venezuela ha considerado que el Acuerdo de Ginebra (1966) es el mecanismo idóneo para dirimir el asunto, y no la Corte Internacional. “No reconoce” el mecanismo judicial.

En esta edición, incluimos una recopilación de los principales documentos de esta controversia, y algunos análisis.

Documentos publicados en esta Edición Especial:

Laudo Arbitral 1899

Memorando Mallet-Prevost (1944)

Acuerdo de Ginebra (1966)

Protocolo de Puerto España (1970)

No renovación del Protocolo de Puerto España (1972)

Declaraciones Chávez-Jagdeo (2004)

Cancillería Memorándum Anexo (2020)

«El Esequibo es Nuestro»

Infografía: Cortesía

* editor@eastwebside.com

@ermartinezd

2 comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *