Domingo González Villegas: Siguiendo con la teoría del absurdo 

Domingo González Villegas: Siguiendo con la teoría del absurdo 

Spread the love

Por Domingo González Villegas

Como arriba es abajo; como abajo es arriba. Parece un juego de palabras pero no es así. Veámoslo bien, todo es un espejo, tú eres lo que tu esencia trasmite, ni más ni menos, aunque te esfuerces en parecer distinto a lo que aparece, fatalmente eres único. La diferencia es que al reflejarte en el asogado, tus lados aparecen al revés, pero es porque tú eres, ahí, lo absurdo.

Hace un tiempo subí a las redes algo referido a ello, dónde, en un arranque de SER, confesé que estaba estudiando la teoría del absurdo y parece que ello fue desestimado por aquello de, ¿cuál es tu fuente?, ¿eres filósofo?

Es decir, tú no puedes generar nuevos conocimientos si no te COPIAS de tus antecesores. Así, podríamos afirmar con toda responsabilidad, que desde Parménides hasta hoy todos los que hemos hablado del ser somos unos copiones empedernidos, o que desde Tales de Mileto pasando por Newton, por Einstein, la teoría de la formación del universo es única como la relatividad (especial y general) inmutable e idénticamente eterna, sin máculas indeseables que, por egoísmos sonámbulos, nos permitimos señalar, máxime cuando rebota un eco desde un talud inesperado.

En fin, tu cubierta o capullo, esconde tu esencia que gusta de metamorfosearse al adaptarse a las circunstancias emergentes. No puede ser de otra manera porque esas son sus funciones. Es como una réplica de la teoría de Baruch Spinoza en relación a la dualidad o a la imagen y semejanza de …

Así mismo, no veo al corazón bombeando oxígeno en vez de sangre; ni al oído dibujando paisajes en vez de sonidos, es decir, cada individuo es él, no otro, ni puede arrogarse funciones que no le corresponden. 

En ese contexto, creo mi deber, como ciudadano universal, alumbrar senderos y convertirlos en luces que guíen a los transeúntes ansiosos por encontrarse.

* Profesor doctorado UCV

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *