Desempeño bancario evidencia causa de la inflación en enero

Spread the love

Análisis del informe presentado por Sudeban sobre el desempeño de las instituciones bancarias al cierre de enero del 2011

por: Alvonlil

Del informe de Sudeban correspondiente al mes de enero se pueden apreciar varias cosas interesantes:

¿Si las captaciones del público tuvieron un crecimiento anual del 26,45% y la inflación fue algo más del 27%, será cierto lo que sostienen los monetaristas como Milton Friedman en el sentido que la expansión monetaria que no tiene contrapartida en el crecimiento de los bienes y servicios es la causante de la inflación? En otras palabras, dado que el producto no creció (sino que por el contrario decreció) y que se aprecia claramente que la masa monetaria en poder del público (que a la postre la depositan en los bancos) es similar a la inflación que experimentó Venezuela en 2010, es posible inferir claramente que estamos en presencia de un fenómeno causa-efecto. El crecimiento monetario es el causante de la inflación. Es por eso que la mayoría de los países del planeta han entendido desde hace varios lustros que la inflación se controla por el lado monetario. Por ello las inflaciones actuales son de un dígito bajo. ¿Y esto no lo puede entender la autoridad monetaria venezolana?

El informe adolece de errores garrafales al hablar en el texto de cifras diferentes a las de los cuadros. Por ejemplo se dice que los créditos al sector microempresarial se ubicaron 3,69% del total de créditos, destacando que se incrementó en 0,85% con respecto al mes de diciembre, en tanto que en el cuadro 2 (que le da soporte a estas cifras) aparece enero con un 3,54% y diciembre con 3,48% con lo cual el incremento sería de solo 0,06%. ¿Es relevante? Más bien parece inmaterial. Pero hacer solo un análisis intermensual es algo incompleto; es ignorar las variaciones estacionales. Lo pertinente es comparar también con el año anterior, donde en el mismo cuadro 2 se señala 3,55% lo cual permite concluir que se mantuvo prácticamente igual. El mismo error se comete al comentar los créditos hipotecarios, donde se indica que estos aumentaron 0,99% con respecto al mes de diciembre de 2010, en tanto que en el mismo cuadro 2 se muestra que en enero de 2011 alcanzó 14,95% del total y en el mes anterior fue 14,59 es decir una variación de 0,36%. Pero, otra vez, considerando las variaciones estacionales, es decir enero de 2010, vemos que era 14,99%, o sea, un poco más que en 2011. El único comentario acertado fue decir que cambió la mezcla de la cartera crediticia, al pasar los créditos al sector productivo del 35,61% del total en enero de 2010 a 45,04 en enero de 2011, con un incremento de 9,43%. Solo faltó decir que en ese mismo porcentaje bajó el peso de los créditos al sector comercial y consumo, toda vez que la suma total debe cuadrar con el 100%.

Las disponibilidades se mantienen, en términos reales, es decir corregidos de inflación, en los mismos niveles que para enero de 2011, toda vez que nominalmente aumentaron 27,29%.

Las inversiones en títulos valores si reflejan un crecimiento importante (38,94%) que se dio sobre todo en los meses de febrero y marzo de 2010 en que se incrementó en un 20,9%. Aún cuando esto puede implicar menor rentabilidad que la cartera crediticia, también es cierto que generalmente va acompañado de menor riesgo. Este cambio de mezcla se refleja también de manera inversa en la cartera de créditos, que aumentó solo en un 21% anual, por debajo de la inflación. Se concluye entonces que nuevamente, como sucedió hace algunos años, la banca está desplazando sus colocaciones de la actividad económica real (realinvestitionen como dicen los alemanes) hacia la actividad financiera (falzinvestitionen según los alemanes). Esto se presta para muchas lecturas, que exceden a este simple trabajo de análisis comparativo con el informe de la Sudeban.

La morosidad ha bajado levemente con respecto a enero de 2010 al bajar de 3,59% a 3,45% es decir, 0,14%.

La cobertura de la cartera inmovilizada bruta bajó levemente durante el año, es decir, de 150,54% a 147,19% con una reducción de 3,35% que no es relevante dado que supera holgadamente el 100%.

La intermediación crediticia bajó del 55,86% en enero de 2010 a 53,45% en enero 2011, es decir, 2,41%. Esto guarda relación con la observación anterior de que la banca ha incrementado más sus inversiones en títulos valores que en cartera crediticia.

Los créditos al turismo tienen menor peso (1,84%) en enero de 2011 que en enero de 2010 (1,98%).

En cambio los créditos agrícolas ahora tienen mayor peso: pasaron del 15,09% en enero de 2010 a 16,32% en enero de 2011, aumentando su importancia en 1,23%.

Por el lado del sector comercial y consumo, todos bajaron su peso entre enero 2010 y enero 2011: los créditos comerciales del 40,8% al 34,52%, las tarjetas de crédito del 15,63% al 14,31% y los créditos para vehículos del 7,96% al 6,12%.

Los indicadores de rentabilidad o lucratividad muestran un crecimiento importante con respecto a enero de 2010. La rentabilidad sobre patrimonio (ROE) pasó de 6,26% a 17,24% en enero de 2011, es decir, casi el triple.

La capitalización del sistema bancario también mejoró, pasando de 9,52% en enero de 2010 al 10,72% en enero de 2011, con un incremento de 1,2%.

Por el lado del pasivo, las captaciones del público se incrementaron en el año en un 26,45%, algo muy parecido a la inflación. Dentro de ellas, los depósitos en cuentas corrientes fueron los que más crecieron (42,37%) evidenciando la falta de opciones para colocar el dinero, toda vez que los bancos se niegan a abrir cuentas de ahorro y restringen los plazos fijos. El único que no tenía un pelo de tonto y captaba lo que los otros no tomaban, ya no está en el mercado. Los depósitos en las cuentas de ahorro existentes crecieron un 25,44% y los depósitos a plazo cayeron estrepitosamente un 54,92%. En enero de 2010 había Bs. 25.873.410.000 y en enero de 2011 bajó a Bs. 11.663.955.000. La banca no quiere mas dinero: hay un fuerte desequilibrio entre oferta y demanda de fondos prestables. Es de esperar que no pase lo mismo que en Suiza, que en determinado momento similar los bancos llegaron a cobrar por guardar el dinero en sus arcas.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *