¿Con tecnología, agencias y terminales bancarios se corregirán las deficiencias del banco de Venezuela?

Spread the love

por: Irving Mosquera

El Presidente del Banco de Venezuela, Cap. Humberto Ortega Díaz ha declarado con mucho entusiasmo: “Se ha incrementado el número de  agencias en todo el País y la incorporación de un millón 200 mil clientes en los últimos 8 meses justifica el diseño de un plan de expansión para atender la creciente necesidad”. Indudablemente tenemos que reconocer que se trata de una buena iniciativa, no obstante considero que esto solo enfoca parte del problema, por cuanto no toca  la raíz del colapso que está confrontando el Banco de Venezuela, que tiene su principal fundamento, en un manejo ineficiente de los Recursos Humanos. El Comandante Presidente Hugo Chávez fue muy contundente al enfatizar: “el Banco de Venezuela ahora tiene que ser un banco para el pueblo, no se pueden regir por los patrones capitalistas”, para cumplir con ese postulado es necesario que su alta Gerencia y Directivos se bajen del pedestal en que se encuentran y se coloquen a la par del pueblo (Un bañito de pueblo de vez en cuando no les vendría nada mal).

Las Organizaciones al estar conformadas por Seres Humanos, podemos visualizarlas como unidades vivientes, que desarrollan una personalidad propia y padecen de disfunciones o enfermedades, en el caso que nos ocupa, nos encontramos con una Institución, donde su alta gerencia y  Directivos son inaccesibles, no responden a las comunicaciones que se les envían, ni siquiera atienden a sus propios Empleados, como es el caso de los Gerentes de agencias que tratan de comunicarse con el departamento de Crédito y no lo logran, por ello no pueden dar respuesta a las solicitudes de Créditos Hipotecarios y cuando se han vencido las opciones de compra con los Daños que esto implica a las familias solicitantes, surge como por arte de magia una carta de rechazo al crédito, la cual obligan a firmar al gerente de la agencia, que tal como sabemos no tiene ningún tipo de  poder  para decidir sobre tales solicitudes.

Si la actitud mantenida por los Directivos del banco, es no atender, ni dar oportuna y adecuada respuesta, que se puede esperar de  los restantes empleados del banco?, como podemos exigirles:  sensibilidad, compromiso, sentido de pertenencia, visión socialista etc…, a un personal totalmente desmotivado y sin rumbo?,  estas interrogantes son la que ponen en duda  que sin evaluar el aspecto humano, se pueda corregir   el colapso al que han conducido al banco, solo invirtiendo  en plataforma tecnológica, apertura de agencias, aumento de los terminales bancarios y excesiva publicidad (para que publicitar algo colapsado?).

Hasta ahora he asumido que el Presidente del banco de Venezuela, no está enterado de lo que sucede con la alta gerencia y muy especialmente con el departamento de crédito, por tal motivo he enviado desde el mes de octubre 2011, tanto a la Presidencia como a los Directivos, innumerables comunicaciones y denuncias públicas, pudiendo destacar que el día 16/02/2011, consigné en la recepción de la sede principal, una correspondencia dirigida a la Presidencia, para que me concediera una cita, de manera de enterarle  de la situación arbitraria de falta de respuesta, que causó Daños Patrimoniales a mi familia y a otras tantas familias venezolanas, sin embargo  hasta la fecha , reina un absoluto silencio, como si fuera poco, me confirmó una Compatriota, que desde la Comisión de Finanzas de la Asamblea Nacional, le enviaron comunicación formal, solicitando detalles sobre un caso parecido, aunado a esto  la SUDEBAN, por requerimiento nuestro exigió respuesta  sobre nuestras denuncias y solo respondieron el 12/01/2011, que el caso se encontraba en análisis en el departamento de crédito y hasta la fecha no han informado a la SUDEBAN, que lo negaron el día 09/02/2011, es decir después de más de seis (6) meses (27/07/2011 al 09/02/2011), por supuestas inconsistencias de información, todo esto nos induce a considerar que el silencio total es una práctica común generalizada.

Por ello el llamado al Cap. Humberto Ortega Díaz, para que nos explique a todos los accionistas del banco (El Glorioso Pueblo), cuál es el plan de acción que tiene previsto para elevar la Moral Institucional, de  manera  de contrarrestar  ese terrible   virus de la  insensibilidad, arrogancia, prepotencia, burocratismo, etc., que ha infestado  al banco y que se transmite nada menos que desde los más altos cargos, hacia el restante personal?

Usted Camarada ,tiene la palabra, si desea responder.

irvingmosquera@hotmail.com

 

Deja un comentario