TSJ confirma sentencia de tribunal

El Tribunal Supremo de Justicia (TSJ) a través de la Sala Constitucional y en ponencia del magistrado Marcos Tulio Dugarte Padrón, declaró sin lugar la apelación ejercida por Vilma Canelón contra la decisión dictada el 14 de septiembre de 2011, por el Juzgado Superior Décimo en lo Civil, Mercantil y del Tránsito de la Circunscripción Judicial del área Metropolitana de Caracas, el cual dictaminó inadmisible la acción de amparo interpuesta por la accionante.En el recurso interpuesto, Canelón alegó que el 29 de julio de 1996, el ciudadano Hugo de Freitas interpuso demanda por simulación de venta en contra de la demandante, correspondiendo el conocimiento de la misma al Juzgado Quinto de Primera Instancia en lo Civil, Mercantil, Tránsito y Bancario de la Circunscripción Judicial del Área Metropolitana de Caracas, quien la admitió el 9 de agosto de 1996.

Asimismo, señaló que el bien inmueble objeto de la demanda de simulación, es uno de los mismos bienes que se discutían en la partición de comunidad donde quedó claramente demostrado que era un bien que había sido adquirido con el producto de la venta de otro bien propio de Vilma Canelón, que habían varios bienes que habían sido autorizados para la venta, entre otras consideraciones que se ventilaron y probaron durante el juicio de partición en primera Instancia, lo cual fue luego ratificado en el Tribunal Superior y que además los bienes vendidos con el consentimiento de ambos ya nada había que partir.

En tal sentido, Canelón solicitó se restableciera la situación jurídica infringida y en consecuencia se declarase con lugar la acción de amparo; que se ordenase la paralización de cualquier procedimiento en la causa principal; que se levantaran las medidas cautelares que pesan sobre el inmueble objeto de la demanda de simulación y que se abriera un procedimiento disciplinario en contra de la ciudadana Juez titular del Juzgado de alzada por abuso de poder.

Vilma Canelón agregó que la Jueza del Juzgado Quinto de Primera Instancia en lo Civil, Mercantil, Tránsito y Bancario, Aura Maribel Contreras de Moy, no sólo cometió las violaciones constitucionales en el proceso de simulación cursante en su tribunal que fueron denunciadas en la acción de amparo, sino que apartándose de la orden de suspensión de ese proceso dictada por el Superior que conoció dicho amparo, procedió nuevamente, a violar los derechos constitucionales que le asisten, pues negó el recurso de apelación que interpuso contra la sentencia de fondo de fecha 12 de noviembre de 2010, porque habría sido interpuesto extemporáneamente, vale decir, por una supuesta tardanza en su ejercicio.

Ante lo expuesto, el TSJ observó que las causales de inadmisibilidad son de orden público, razón por la cual el sentenciador puede declarar la inadmisibilidad de la acción de amparo en cualquier estado del proceso, aun cuando la acción se haya admitido y vista tal declaración, se hace innecesario pronunciarse sobre el fondo de la misma, como efectivamente ocurrió en este caso, por lo que no estaba obligada la Jueza constitucional a examinar las denuncias de la accionante, sin que ello implique, como lo afirmó la apelante, un perjuicio en contra de los derechos y garantías de rango constitucional de su representada.

En virtud de lo antes señalado, la Sala Constitucional, declaró sin lugar el recurso de apelación ejercido y confirma la sentencia dictada el 14 de septiembre de 2011, por el Juzgado Superior Décimo en lo Civil, Mercantil y del Tránsito de la Circunscripción Judicial del área Metropolitana de Caracas que dictaminó inadmisible el presente amparo.

Fuente: Prensa TSJ

Deja un comentario

*

Get Adobe Flash playerPlugin by rafaelmourad.com wordpress themes