Stantard & Poor´s rebaja calificación de deuda soberana de Venezuela

Standard-PoorsLa reciente rebaja de la calificación de los papeles de deuda venezolana en moneda extranjera  de “B” desde “B+”, anunciada por agencia Standard & Poor’s, refleja el estado de crisis que vive la economía venezolana.

Esta calificación de grado “B” implica, que el país es percibido como más vulnerable a situaciones adversas de negocios, financieras y económicas,   pero que todavía tiene capacidad para cumplir los compromisos.

La calificación “B” es considerada por los inversionistas un grado “especulativo”, por lo que esta calificación entra en el rango de los “bonos basura”.

La calificadora argumentó en un comunicado, que “la rebaja refleja el decreciente margen de maniobra del Gobierno para implementar medidas que reviertan el crecimiento cada vez más bajo del Producto Interno Bruto, la inflación y el debilitamiento de la liquidez externa”.

Para Standard and Poor’s “el crecimiento del PIB está desacelerándose de manera marcada en 2013, y se espera que llegue a cero. La inflación está creciendo y puede ubicarse cerca de 40% hacia el cierre del año. Las crecientes restricciones de liquidez externa, generadas por la menor producción de Pdvsa y una mayor incertidumbre respecto a los precios del petróleo, continuarán limitando la capacidad de Venezuela para abordar los desafíos económicos y políticos internos cada vez más grandes”.

A pesar de la negativa precepción, S&P sigue considerado  que “las reservas de petróleo y de gas, el nivel de deuda relativamente bajo del Gobierno y su posición de activos externos netos siguen respaldando la calificación”.

Políticamente hablando, S&P advierte la percepción negativa en su calificación por “la posibilidad de que el debilitamiento político del Presidente y de la administración lleve a implementar políticas menos pragmáticas que aumenten los desequilibrios económicos y deriven en una mayor inestabilidad. El riesgo de que, incluso si el Gobierno toma medidas correctivas, podría no lograr hacerlo de manera efectiva por el difícil entorno político”.

Consecuencias

La rebaja en la calificación, implica un mayor costo para Venezuela a la hora de contratar préstamos, colocar bonos de la deuda soberana y se reflejará indudablemente en el “riesgo país”. Este último, un indicador que es tomado en cuenta para calcular la tasa de interés a la cual se le cobra al país por la deuda que contrae.

En cuanto a la economía interna, tomando en consideración el alto endeudamiento, se deberá destinar un mayor apartado del presupuesto para honrar los compromisos. Esto a su vez presionará a las finanzas públicas a una mayor devaluación, porque restará bolívares del presupuesto nacional.

Sin embargo, el gobierno tendrá la alternativa de reducir los envíos de dinero a países del Alba, principalmente Cuba, que le estaría costando a Venezuela hasta 8 mil millones de dólares al año, según estimaciones independientes.

Si el gobierno cambiara sus políticas económicas, redujera las ayudas al exterior, y reorientara el gasto público, la calificadora considera que su evaluación la revisaría.

Fuente: agencias, redacción, Standard & Poor´s

Deja un comentario

*

Get Adobe Flash playerPlugin by rafaelmourad.com wordpress themes