OIT determina violación de derechos humanos en Ontario-Canadá

La ONU encuentra a Canadá y Ontario culpable

La Organización Internacional del Trabajo-OIT de la ONU (ILO por sus siglas en inglés) ha declarado que Canadá y Ontario, a través de la prohibición a las granjas a sindicalizarse viola los derechos humanos de más de 100,000 agricultores locales y migrantes en esa provincia. Esta es a continuación de una queja presentada en Marzo del 2009 por la UFCW Canadá — el sindicato más grande del sector privado y el principal defensor de los derechos de los trabajadores agrícolas por más de dos décadas. La OIT es una agencia de la ONU responsable por la formulación de estándares laborales internacionales incluyendo los derechos básicos de los trabajadores.

“La OIT ha enviado un mensaje claro para que Ontario finalice su flagrante abuso de los derechos de los trabajadores que cultivan y cosechan nuestro alimento,” dice Wayne Hanley, Presidente Nacional de la UFCW Canadá. “Ellos son trabajadores agrícolas, no animales de granja, y la gente tiene derechos humanos incluyendo el derecho a la negociación colectiva.

La resolución de la OIT se dictaminó en Ginebra. La misma encontró que el Acta de los Empleados Agrícolas de Ontario, 2002 (AEPA por sus siglas en ingles), que niega a todos los trabajadores agrícolas de Ontario su derecho a sindicalizarse y participar en negociaciones colectivas es una violación a los derechos humanos bajo dos convenciones de la ONU: Convención No. 87 – Libertad de Asociación y Protección al Derecho de Organizarse, y la Convención No. 98 – Derecho a Organizarse y Negociar Colectivamente.

Canadá es un firmante de la Convención 87 y apoyó la Convención 88, “por lo tanto se esperaría que un gobierno federal que intenta estar en el Consejo Nacional de la ONU tendría la integridad de hacer un seguimiento sobre las convenciones que firma,” dijo el Presidente de la UFCW Canadá. “Los federales pueden decir que es un asunto provincial pero la realidad es que ambos, tanto los gobiernos de Harper como de McGuinty son socios en la defensa de los intereses de las granjas arando por debajo de los derechos humanos de las personas que hacen uno de los trabajos más duros y más peligroso que existen.

La resolución de la OIT refuerza el fallo de la Corte de Apelaciones de Ontario de Noviembre 17, 2008 que encontró que el AEPA violaba la Constitución de los Derechos y Libertades de Canadá, negando a los trabajadores agrícolas de Ontario su libertad a asociarse. El gobierno de Ontario apelo esa decisión de la Corte Suprema de Canadá la misma que en dos oportunidades se acogió a la Constitución garantizando los derechos a negociar colectivamente. La Corte Suprema escucho la apelación en Diciembre del 2009 y su dictamen final y definitivo aun esta pendiente.

“Mientras que Ontario continúa estancándose usando a las Cortes, la vida de los trabajadores continúa estando en riesgo,” dijo Hanley. “Sin derechos laborales, los trabajadores agrícolas de Ontario permanecen impotentes cuando se enfrentan a empleadores abusivos y a condiciones de trabajo peligrosas. Las Cortes de Ontario lo han dicho. La Corte Suprema lo ha dicho, y ahora las Naciones Unidas. Los derechos laborales son derechos humanos, y eso debe incluir a los trabajadores agrícolas de Ontario.”

La UFCW Canadá, en asociación con la Alianza para los Trabajadores Agrícolas (AWA por sus siglas en ingles), operan en diez centros de apoyo para trabajadores agrícolas en todo Canadá. El AWA es la asociación nacional más grande de Canadá y apoya una red de trabajadores agrícolas tanto migrantes como locales.

Fuente: Marketwire

Deja un comentario

*

Get Adobe Flash playerPlugin by rafaelmourad.com wordpress themes