Merkel vence en las elcciones parlamentarias alemanas

El partido de Angela Merkel venció este domingo y aseguró cuatro años más de su partido en el Parlamento alemán.

Sin embargo, el partido de la ultraderecha que nació en 2013 también ingresó al parlamento logrando un 13,5% del voto con un discurso “islamófobo y antiinmigración”.

Según los primeros reportes de los medios locales, la (CDU) habría obtenido un 32,7% de los votos.

Sin embargo, los demócrata-cristianos gobernantes obtuvieron menos votos de lo que se creía, y los polémicos alemanes de extrema derecha aumentaron los votos previstos.

Los políticos animaron a los alemanes a votar el domingo a las elecciones nacionales en las que un cuarto mandato para la canciller Angela Merkel, corre el riesgo de verse eclipsado por la entrada de un partido de extrema derecha en el parlamento por primera vez en más de medio siglo.

Tras los inesperados resultados electorales del año pasado, desde el voto del Reunido Unido a favor de dejar la Unión Europea a la elección del presidente estadounidense Donald Trump, muchos esperan que Merkel restablezca el maltrecho orden liberal en Occidente y se encargue de liderar una Europa post-Brexit.

En un texto publicado en el periódico Bild am Sonntag, el presidente Frank-Walter Steinmeier advirtió a los alemanes de no dejar que otros decidan el futuro de su país al no votar.

“Tal vez nunca haya sido tan claro que las elecciones son sobre el futuro de la democracia y de Europa”, escribió, ante encuestas que muestran que hasta un tercio de los alemanes estaban indecisos.

“Si no votas, otros deciden”.

En las elecciones regionales del año pasado, los conservadores de Merkel sufrieron reveses ante la AfD, que se benefició de las reacciones adversas por su decisión en 2015 de abrir las fronteras alemanas a más de un millón de migrantes.

Esos imprevistos hicieron que Merkel, hija de un pastor protestante que creció en la comunista Alemania del Este, se llegase a preguntar si debía presentarse a la reelección.

Pero con el problema migratorio bajo control este año, la mandataria ha recobrado fuerzas y se ha lanzado a una intensa campaña, presentándose como un ancla para la estabilidad en un mundo incierto.

Visiblemente contenta, Merkel hizo campaña con una convicción renovada: la determinación de reestructurar la economía para la era digital, atajar futuras crisis migratorias y defender un orden occidental sacudido por la victoria de Trump en noviembre pasado.

Los detalles de la jornada electoral

Los alemanes se dirigieron a las urnas el domingo en elecciones federales.

La Unión Demócrata Cristiana de centro-derecha de Merkel, junto con su partido hermano bávaro, la Unión Social Cristiana, parecían estar encabezando una victoria, según encuestas de la víspera. Se esperaba que ambas partes ganaran entre 36 y 39 por ciento de los votos.

?Los votantes se enfrentaron a un día gris y húmedo para poner fin a una temporada electoral de tres meses.

Los encuestadores pronosticaban que la alternativa de extrema derecha para Alemania rompería el umbral de cinco por ciento de votos requerido para ganar escaños. La mayoría de los analistas esperaban que la AfD asegurara el diez por ciento de los votos – que se traducía en 60 Bundestag , el tercer partido parlamentario más importante de Alemania.

Algunos analistas, sin embargo, se preguntaban si la AfD podía obtener más votos de los que se había pronosticado. Se preocupaban de que el apoyo del partido haya sido subestimado – especialmente en partes de Alemania Occidental como el valle industrial de Rhur.

Algunos analistas señalaban que la AfD y sus partidarios dominaban los medios de comunicación social, lo que puedía ser una mejor medida de la creciente fuerza del partido. AfD impulsa más tráfico de Twitter que cualquier otro partido alemán y cuenta con más seguidores de Facebook que la CDU o socialdemócratas.

En una entrevista con The Washington Post el domingo, el co-líder de AfD, Alexander Gauland, dijo que la fortuna del partido había mejorado gracias a la política de apertura de Merkel de 2015 para los refugiados de guerra de Oriente Medio. “La política de” acogida de los refugiados “de Angela Merkel enajenó a mucha gente, muchos votantes, como se puede ver en las manifestaciones contra Merkel.

Los candidatos de la AFD, Alexander Gauland y Alice Weidel, en una conferencia de prensa en Berlín, Alemania, el 18 de septiembre de 2017, respondieron sobre la violencia que: “No tenemos nada que ver con el extremismo. No tenemos nada que ver con la violencia contra la gente “.

Pero los críticos acusan a la AfD de proveer un hogar para los neonazis y otros extremistas.

La aparición de la AfD como una fuerza parlamentaria complicaría a Merkel.

Eso la obligaría a recurrir a los liberados demócratas liberales, que no lograron asientos en el Bundestag en 2013.

Ambas partes han formado recientemente coaliciones con la CDU a nivel regional, pero los Demócratas Libres se oponen a una mayor integración política y centralización de la UE, algo que Merkel ha respaldado. Su líder, Christian Lindner, de 38 años, ha dejado claro que no se moverá sobre el tema de la reforma de la UE. “Si no podemos hacer una diferencia, entonces es nuestra responsabilidad entrar en la oposición”, dijo recientemente.

Temerosos de una oleada de AfD, los líderes políticos de Alemania en todo el espectro político han estado instando al público a salir a votar. Hace cuatro años, el 29 por ciento de los 61,5 millones de votantes registrados en Alemania no votaron.

Fuente: VOA

Deja un comentario

*

Get Adobe Flash playerPlugin by rafaelmourad.com wordpress themes