Horacio Medina: PDVSA: Una visión apocalíptica

por Horacio Medina

Hablar sobre PDVSA, se ha venido convirtiendo, para un número creciente y cada vez más importante de venezolanos y otros, no venezolanos pero que mantienen algún tipo de relación con la empresa, en:

* un sinónimo de corrupción;

* “negocios” de alto retorno a muy corto plazo;

* comisiones por pagar o por cobrar;

* una suerte de ente de repartidor de prebendas por apoyo político;

* una empresa convertida en brazo económico y botín “ideológico” de una revolución sin ideología y sin sustento teórico;

* en fin un descarado reparto de la soberanía de un país que agoniza subyugado por una soldadesca que no encuentra fin al saqueo que se prolonga por más de 14 años.

Sin embargo, y muy a pesar de esa intención de destrucción y para sorpresa hasta de sus saqueadores, PDVSA todavía sobrevive, todavía permite encontrar más fuentes de recursos monetarios para financiar el insaciable delirio de poder de una banda, una horda de aventureros que llegaron al poder, mintiendo y manipulando, aprovechándose de una gran deuda social que los gobiernos democráticos no pudieron saldar.

La debacle comenzó desde que, en 2002, el connotado agente de la inteligencia castrista en Venezuela iniciado en los años 60, Alí Rodríguez Araque, a la sazón Presidente de PDVSA, consumara su entrega al castrismo, como ente financiero de otra revolución agónica que desde hace décadas perdió, los escasos principios que la llevaron al poder en 1959. Son ya 11 años de resistencia noble, de una empresa de todos los venezolanos, construida con mística, sudor, esfuerzos, desvelos y con visión de futuro, por venezolanos. Sin duda, se cometieron errores, pero había rectificación; se cometían actos reñidos con el correcto proceder, pero existía la penalización.

Durante los estos últimos 11 años, el control sobre la empresa ha sido total por parte del Partido Socialista Unido de Venezuela (PSUV), el partido de gobierno. Se trata de un control férreo, tanto que, un vicepresidente del Partido y Ministro del Sector, es además Presidente de la empresa. Se trata de Rafael Ramírez Carreño, cuadro predilecto del máximo agente de la inteligencia castrista en Venezuela. Más de 10 años tiene este cuadro del castrismo atornillado, en este cargo fundamental y vital para el manteamiento del régimen castrista en Cuba que, además, garantiza el apoyo político usando la extorsión, particularmente en América Latina y el Caribe.

Se trata de diez años, sin rendir cuentas de manera seria y responsable, pública y abierta, como corresponde a una empresa de todos los venezolanos. Diez años que no se hace una licitación pública, cuyos términos y condiciones se hayan discutido, de manera previa, en la Asamblea Nacional y cuenten con la aprobación de las instancias correspondientes, Contraloría, Procuraduría y Tribunal Supremo de Justicia. Se han repartido, entregado o negociado, a conveniencia política y/o económica de funcionarios venezolanos, a diversos gobiernos extranjeros y/o empresa privadas nacionales y extranjeras, Bloques, Campos, Asociaciones, Contratos, Convenios y Activos. Se han emitido bonos milmillonarios que han servido para “financiamiento” de entes bancarios e intereses privados, goteando migajas para los ciudadanos, en nombre de los cuales, y en la supuesta procura de su beneficio, se hacen estas emisiones.

Durante diez años, las divisas han sido manejadas a discreción de la cúpula de burócratas que han decidido su asignación. Han repartido una porción, de estas divisas, convertidas en bolívares, para insuflar el populismo, para inducir la corrupción nacional y para crear negocios colaterales, ajenos al espíritu y la naturaleza de la empresa. Estos recursos, se han convertido en fuente inmensa de riquezas para aprovechados militantes y convenidos de una revolución ausente. Basta con mencionar PDVAL, el financiamiento de campañas electorales y la Misión Vivienda, para que nos ubiquemos.

Diez años de denuncias constantes de hechos de corrupción que cuentan con evidencias suficientes para adelantar, de hecho, averiguaciones inmediatas, ejemplos, el maletín de Antonini Wilson; las negociaciones delos taladros chinos de Luis Vierma; la mudanza de CITGO de Luis Marín; la plataforma Aban Pearl de Rafael Ramírez; etc., etc., etc.

Durante este lapso, nadie sabe, a ciencia cierta, cuánto gas y crudo, se producen en el país, por región, por campo, por yacimiento. Una década sin que tengamos, de manera oportuna y segura, la publicación confiable y auditada del importante documento: Petróleo y Otros Datos Estadísticos (PODE), el cual, era religiosamente publicado y, al igual que las licitaciones, eran justas exigencias de muchos agentes políticos de los setenta, ochenta y noventa que hoy, estando en el poder, sencillamente ignoran y evitan, discutir sobre estas ausencia, porque significan, ni más ni menos, poner en evidencia o limitar sus negociados. Farsantes.

Recientemente, se “acordaron” nuevos endeudamientos de PDVSA, sin que nadie se inmutara. Estamos hablando de 4 mil 500 millones dólares, según la fuente oficial. La empresa norteamericana Chevron con 2 mil millones de dólares; la franco-americana Schlumberger con 1 mil millones (semanas atrás había anunciado que dejaría el país y que PDVSA le adeudaba una cifra astronómica por servicios prestados); la empresa de origen ruso Rosneef se anotó con un prestamos de 1 mil 500 millones de dólares. Así de sencillo, se anunció, sin que nadie hiciera público, como corresponde, los términos y condiciones, las formas de pago, los intereses. Nadie en la Asamblea Nacional lo discutió. La Contraloría no se pronunció. De manera que, como ha venido sucediendo, la empresa se endeuda, sin que nadie tenga la certeza, tan siquiera, en que se invertirán esos préstamos. Se hipoteca una empresa de todos los venezolanos, cuya deuda supera, en términos reales, los 100 mil millones de dólares (tendríamos que hablar de China, Rusia, Bielorrusia, etc.), a pesar de tener un precio para la cesta venezolana, de acuerdo a fuentes oficiales, está por encima de 100 $/ barril.

Contrasta esto con la perdida de capacidad de producción de crudo (oficialmente se redujo en 1,46% en el 1er trimestre); con la mermada capacidad de refinación que obliga a importar gasolina y diésel (recientemente se paró, la que no se había parado, Puerto La Cruz, mientras Amuay, Cardón y El Palito siguen en merma); con la ausencia de proyectos en el país; con el sector de Petroqimica, prácticamente inexistente; con un sector conexo derruido. En fin, contrasta con todo lo referido a PDVSA. Esto señores, es lo que hay, muy lamentablemente.

Ave Fénix

Luego de lo expresado, de manera muy sentida y con profunda tristeza, queremos expresar, una vez más, la necesidad, absolutamente pertinente, de preparar el debate sobre lo que vendrá, en nuestro caso, relacionado con todo el tema energético.

No se trata de ser optimista, triunfalista o ingenuo, estamos conscientes y absolutamente aterrizados que los tiempos por venir serán duros, difíciles y extremadamente complejos. Sin embargo, lo que sucede en tiempo presente, necesariamente anuncia la salida hacia la alternativa democrática, a corto plazo.

Tenemos un régimen de gobierno que además de ilegitimo, es absolutamente incapaz y negligente, donde las bandas organizadas para saquear al país desde las posiciones de mando se pelean por el botín, en todos y cada uno de los ámbitos quehacer nacional, es decir, una corrupción galopante que goza de impunidad absoluta y que esta institucionalizada desde el mismísimo tope del poder. Estamos desgobernados por un grupito de civiles ineptos y una soldadesca liderada por una cúpula de altos oficiales desprovistos de honor.

Nicolás no tiene el carisma necesario, para sostener lo que dice y que, además, la gente lo apruebe con aplausos y risas; tampoco tiene liderazgo a lo interno para dar instrucciones precisas y que se acaten, sin chistar y con disciplina, so pena de ser estigmatizados y defenestrados; para remate, ese “magnetismo” irresistible que desprendía de la chequera repleta de divisas del patrimonio de los venezolanos que se usaba para comprar apoyo internacional y producir las necesarias “distracciones” de líderes de gobiernos, en momentos complicados, hoy está en franco proceso de agotamiento, lo cual neutraliza el magnetismo del pasado y solo sobrevive, sobre tenues esperanzas de cambio.

Es por todo esto, y mucho más, que quisiéramos que nos ocupáramos de la visión de futuro, pero eso sí, de futuro inmediato, de corto plazo. La otra discusión, la de futuro de largo plazo, deberemos darla, en el marco de un espacio democrático y participativo, donde confluyan diversas corrientes del pensamiento. Al momento del cambio que inevitablemente sucederá, en un tiempo perentorio, será imprescindible la recuperación industria, cual Ave Fénix, en su capacidad operativa y comercial, luego vendrán los cambios profundos que las realidades imponen.

Una sentida despedida

No podemos dejar de mencionar, la profunda tristeza que nos produce la desaparición física de quien fuera un gran amigo: Gustavo Núñez. Nada que agregar a lo escrito por Luis Pacheco en su blog http://elrecadero.blogspot.com/2013/05/mi-amigo-gustavo-nunez.html, lo hago mío. Mis condolencias y solidaridad a Carolina, su esposa, sus hijos Carlos y María y a todos sus familiares. Descansa en Paz, amigo, nosotros aquí seguiremos luchando, hasta que el Señor nos llame y entonces, nos reencontraremos. Hasta Siempre.

Deja un comentario

*

Get Adobe Flash playerPlugin by rafaelmourad.com wordpress themes