Guillermo Bello Vicentini: Asignar vs. comprar vivienda

Por Guillermo Bello Vicentini

En Venezuela una familia que requiere vivienda tiene dos caminos para obtenerla; El primero es ante el Gobierno para lograr que le “ASIGNEN” una vivienda y la segunda es ante la Banca Hipotecaria privada del país para “COMPRAR” una vivienda.  Existe una gran diferencia entre las GESTIONES Y LEGALIDADES para “ASIGNAR” y  las GESTIONES Y LEGALIDADES para “COMPRAR” (Hoy me refiero a las “GESTIONES” y en próxima entrega a las “LEGALIDADES”).
GESTIONES PARA “ASIGNAR

Inicia con toda una serie de actividades operativas y políticas; Carnet de la Patria, planillas y tramitaciones en oficinas públicas, periplos en distintas dependencias del gobierno y del partido político que cuestan tiempo, dinero, dignidad y una larga espera para, como en una especie de lotería o número de suerte, lograr que le “asignen” una vivienda que no puede elegir.
Calificar es denigrante, hay que seguir una especie de guion, un plan de presentación miserable de la vida, adulaciones, explicaciones de infortunios y mala suerte, dar la mayor lastima posible para lograr mover la “fibra de bondad” del funcionario de turno que reparte el dinero de los venezolanos, con poder para “asignar” una vivienda. Hay requisitos escritos y otros no escritos a discreción del funcionario, a título personal o del gobierno, que van desde la lealtad y defensa de la revolución, al partido de gobierno o a la simple corrupción económica para acelerar el proceso.  Lograr la “asignación” de una vivienda, implica someterse a un instrumento de control ciudadano de un gobierno todo poderoso sobre una familia humilde, desesperada por una vivienda “gratis”.

GESTIONES PARA “COMPRAR

El comprador tiene la libertad de elegir su vivienda y su ubicación. Comienza el trámite ante la entidad Bancaria mediante planillas de solicitud de crédito hipotecario, diseñadas y formuladas por regulaciones nacionales y bajo vigilancia de la Superintendencia de Bancos.
El comprador debe demostrar historia de vida ordenada y exitosa, capacidad de pago, empleo, trabajo, oficio o negocio propio con ingresos regulares y declarados al impuesto sobre la renta, haber ahorrado una cuota inicial, con aportes del SSO, LPH, e INCE, con historia crediticia, cuenta bancaria, referencias comerciales y personales, para que el funcionario bancario evalúe su solicitud.
La aprobación del crédito es motivo de orgullo familiar y  de superación personal que genera el haber comprado una vivienda sustentada en el esfuerzo digno y el mérito propio.

En Venezuela hay dos visiones de urbanismo y vivienda; una “marginal y miserable” que es la “oficial asignado” y otra por  “mérito propio” que es la “propiedad privada”… dos países, dos mundos…  DIFERENCIA DE GESTION PARA ASIGNAR VIVIENDA Y COMPRAR VIVIENDA.

Deja un comentario

*

Get Adobe Flash playerPlugin by rafaelmourad.com wordpress themes