Emitirán Cédulas hipotecarias para financiar la Misión Vivienda

A través de la emisión de cédulas hipotecarias por el Banco Nacional de Vivienda y Hábitat (Banavih), el Estado obtendrá 6.000 millones de bolívares a corto plazo que permitirán financiar la ejecución de obras de la Gran Misión Vivienda Venezuela.

La propuesta fue presentada la tarde de este lunes ante representantes de las entidades financieras por las autoridades del Banavih y el ministro de Vivienda y Hábitat, Ricardo Molina, en la sede del banco en Caracas.

La banca pública y privada adquirirá las cédulas, que emitirá el Banavih con respaldo de la cartera de créditos vigente, otorgada con recursos del Fondo de Ahorro Obligatorio para la Vivienda (FAOV). Este fondo está constituido por aportes obligatorios efectuados por los trabajadores bajo dependencia y sus patronos. Equivale a 3% del salario integral del empleado: 1% es retenido del sueldo de la persona y 2% lo consigna el empleador.

El ministro indicó que esta emisión de títulos permitirá obtener recursos para la construcción de la cartera hipotecaria que aún no ha sido ejecutada, además de que da una señal importante de la estabilidad económica del país.

Precisó Molina que para efectuar la emisión sólo resta la autorización del Banco Central de Venezuela (BCV), lo que estimó que debe producirse en una semana.

Explicó que estos 6.000 millones de bolívares formarán parte de los 57.000 millones previstos para la Gran Misión Vivienda Venezuela, un programa del Estado venezolano que tiene como meta construir 2 millones de unidades habitacionales entre 2011 y 2017.

Ya la banca dispuso de unos 10.000 millones de bolívares para la Misión Vivienda, a través de la reducción del encaje legal, que es la porción de depósitos que los bancos deben reservar en el BCV.

“Nos interesa garantizar un flujo financiero para que las obras puedan avanzar como se debe”, manifestó Molina ante los banqueros.

La Ley de Régimen Prestacional de Vivienda y Hábitat de 2008 permite al Banavih desarrollar modalidades del mercado secundario de créditos hipotecarios, con el objeto de destinar nuevos recursos al otorgamiento de financiamientos.

Las cédulas tendrán un plazo de 10 años, una tasa de interés de 2% anual fija, que puede revisarse; y un monto mínimo de negociación de 1.000 bolívares.

La firma Softline Ratings, calificadora de riesgo, estimó positivamente esta emisión, con categoría A y subcategoría A2.

La adjudicación de las cédulas a los bancos se efectuará conforme al tamaño de la cartera hipotecaria que manejan las distintas entidades.

ABV: Propuesta favorable

Una evaluación positiva de la propuesta de emisión de las cédulas hizo el director ejecutivo de la Asociación Bancaria de Venezuela (ABV), José Grasso Vecchio.

“Creo que la propuesta es buena, interesante, se hicieron las auditorías del caso. Es una oportunidad para que los bancos den su cuota para la cartera obligatoria. Las condiciones, la forma de amortización y los términos propuestos son favorables y muy aceptables”, expresó al término del encuentro.

Confió en que las instituciones financieras adquirirán estos instrumentos. “Esto es bien importante porque abre la puerta para usar este tipo de mecanismos con más frecuencia, para generar un mercado de mediano y largo plazo, muy importante para el tema inmobiliario”.

Señaló que, aunque no sea necesariamente con estos títulos, es importante crear mercados de largo plazo que pueden ser una fuente para que ahorristas e inversionistas puedan adquirir sus papeles y no solamente las instituciones financieras.

“Podría abrirse un mercado interesante de nuevos instrumentos que puedan ir más allá. En los (años) 60 hubo un desarrollo importante de las cédulas hipotecarias de la mano de la banca hipotecaria. Esta es una oportunidad buena para dar pasos, a fin de rescatar un mercado de mediano y largo plazo en este tema”, expresó.

Asimismo, expuso que la banca privada exhibe valores “favorables y positivos” en cuanto al otorgamiento de créditos hipotecarios y que se esfuerza en cumplir todas las carteras dirigidas.

“Resolver el déficit habitacional es una tarea de todos los venezolanos. Las solicitudes de créditos muestran valores favorables y positivos. La banca privada respalda el tema de vivienda”, agregó.

En la cita igualmente estuvo presente el ministro de Estado para la Banca Pública, Rodolfo Marco Torres, quien preside también el Banco de Venezuela y el Banco del Tesoro.

Manifestó en el encuentro la satisfacción de las entidades estatales con esta propuesta de las cédulas hipotecarias y apuntó que para la banca pública corresponden títulos por 1.200 millones de bolívares.

Fuente: AVN

Deja un comentario

*

Get Adobe Flash playerPlugin by rafaelmourad.com wordpress themes