40 Crónica de guerra: Hay que oír a la gente

Por Eduardo Martínez

Las crisis se ponen a punto de caramelo, cuando los eventos se suceden con tanta rapidez que no da tiempo de escribir para la prensa todo lo que pasa.

Al principio, los sucesos importantes o agravantes ocurren de mes en mes, luego de semana en semana, luego de un día a otro; hasta que de repente quedamos abrumados por una avalancha de hechos.

En los últimos días en Venezuela vienen acelerándose esos hechos, que son tantos, que en las crónicas nos quedamos atrasados o no tenemos tiempo y espacio para abordarlos todos en el análisis.

El análisis de la Consulta Popular del 16J quedó detrás del sentimiento y parecer de la gente común y corriente. Lo que hay que entender, dado el grado de sufrimiento y frustración en la que se desenvuelven sus vidas.

Para decirlo de una manera coloquial, con la consulta del 16J les prometieron el cielo. Lo sucedido los llevó a las puertas, y la dirigencia opositora titubeó a la hora de informar los resultados y anunciar las nuevas acciones.

Por una parte, ante la magnitud de lo logrado el lunes fue un momento de alegría. Pero por otra parte, sintieron impotencia porque perciben que no se aprovecha el potencial del triunfo.

Esos millones de venezolanos, que fueron partícipes y protagonistas de la jornada electoral, atendieron el llamado de quienes convocaron para el martes una nueva tranca, y que la han vuelto a convocar para este miércoles.

Probablemente el paro nacional del jueves 20 de julio sea un éxito, por estos dos días previos de calentamiento callejero.

Si se dice que se lucha por la gente, que se habla en nombre de ella, lo menos que se puede hacer es oír a esa gente. Lo que no parece estar ocurriendo.

Julio 18, 2017

Deja un comentario

*

Get Adobe Flash playerPlugin by rafaelmourad.com wordpress themes